Crisis del coronavirus

Los presos pidieron que los funcionarios de prisiones se pusieran mascarilla pero las cárceles se negaron

La pandemia ha dejado a la luz "la nefasta gestión de Instituciones Penitenciarias, que avisada con 40 días de antelación, fue incapaz de activar protocolos de prevención y de comprar material de protección", según CSIF

Coronavirus: última hora del Covid-19, en directo

cárceles
El sindicato señala que el ministerio de Marlaska y el Gobierno les ha dejado vendidos frente al virus.

Los funcionarios de prisiones denuncian el abandono al que les tiene sometido el Ministerio del Interior. Y algunas de las situaciones vividas por estos empleados públicos, que ya ha decidido denunciar el sindicato CSIF, llaman la atención por el evidente riesgo al que el Gobierno ha sometido a este colectivo y a los propios presos. Responsables de CSIF han señalado que en numerosas ocasiones han tenido reclamaciones de los presos para que los funcionarios usaran mascarillas. Y han sido las direcciones de los centros penitenciarios las que se han negado a esta exigencia por el «alarmismo» que podría generar.

Así ha ocurrido en numerosas prisiones, como la de Castellón, Foncalent (Alicante), Puerto de Santa María, Lanzarote u Ocaña (Toledo). «Las órdenes no llegaron ni por escrito ni desde Instituciones Penitenciarias, pero rechazaban el uso de las mascarillas e, incluso, exigían quitárselas a los funcionarios que decidían venir con las mascarillas desde casa», señalan desde CSIF.

«Los presos saben que el principal foco de entrada del coronavirus desde el exterior son los funcionarios. Y lo pidieron por puro miedo. Ningún funcionario se opuso, pero recibieron la orden de no llevar las mascarillas», añade una fuente sindical.

Por si fuera poco, CSIF denuncia «que hay centros penitenciarios con un médico para mil presos» y que «respecto a la contratación de 40 facultativos, pues nada desde la comunicación, llegarán para la siguiente pandemia. Eso sí, le agradecemos a Iberdrola que contrate y nos ceda cinco facultativos, pero en un colectivo con casi 200 vacantes pues poco pueden ayudar», añade desde CSIF.

Vendidos

El sindicato señala que el Gobierno les ha dejado vendidos frente al virus. «Interior dice que se han entregado en los centros penitenciarios 325.000 mascarillas quirúrgicas, 68.000 FFP2, 2000 FFP3, 10.000 buzos, 104.000 guantes, etc. Con estos datos desde CSIF sólo queremos hacer una pregunta sobre esto a la Secretaría General; ¿por qué si no falta material y reparten tanto, a los trabajadores de Instituciones Penitenciarias se les entrega UNA sola mascarilla, con un tiempo de uso recomendado de máximo cuatro horas, para realizar un ciclo de trabajo de casi 40? Ya les respondemos nosotros: porque su falta de previsión hizo que al principio no hubiese ninguna y ahora no hay suficientes», concluye CSIF.

En sindicato añade que la pandemia del Covid-19 ha dejado a la luz «la nefasta gestión por parte de la SGIIPP [Instituciones Penitenciarias]; aunque fue avisada con 40 días de antelación fue incapaz de activar protocolos de prevención, de comprar material de protección, negando la realidad, obligada conforme crecía la gravedad de la situación, a adoptar medidas que CSIF había solicitado días antes y que primero había denegado».

«No estamos al mismo nivel»

También señala el sindicato que en estos días «hemos visto al ministro del Interior, nuestro ministro, referirse a nosotros poniéndonos al mismo nivel que los internos. Pues no señor ministro, no estamos al mismo nivel; los internos son personas privadas de libertad por mandato judicial y los trabajadores de prisiones garantizamos la seguridad y la salud de estas personas; y en estos tiempos de pandemia, lo hacemos arriesgando nuestra propia salud y la de nuestras familias; somos personal esencial, y como tal, hacemos nuestro trabajo con la máxima profesionalidad, a pesar de los escasas medidas preventivas que desde su ministerio se han adoptado para protegernos… Sr Ministro, como ve, no estamos al mismo nivel». sentencia CSIF.

«Desde la Secretaría General en 50 días no ha salido NI UNA SOLA PALABRA de ánimo, de aliento o de reconocimiento hacia sus trabajadores; en 50 días ni el secretario general, ni el director general, ni absolutamente ninguno de los altos cargos de la SGIIPP (si hasta el gabinete de prensa casi ni nos cita en sus ‘notas blanqueantes’). ¿Cómo es posible que nadie se haya acordado de los trabajadores que tienen a su cargo?, ¿cómo es posible tal falta de empatía con aquellos que están soportando el peso de la Institución Penitenciaria en estos momentos tan difíciles?», añade el sindicato.

Lo último en España

Últimas noticias