ESPIONAJE CON PEGASUS

El PP fuerza un debate en el Congreso en apoyo al CNI para dejar en evidencia a Sánchez

Ministerios
Alberto Núñez Feijóo y Cuca Gamarra.

El PP quiere retratar a Pedro Sánchez tras ceder ante el independentismo destituyendo a la directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI). El Grupo Parlamentario Popular ha registrado una iniciativa, a la que ha tenido acceso OKDIARIO, para dejar en evidencia el «agravio» de Sánchez a los servicios secretos. Los populares forzarán que se posicione en una proposición no de ley «de apoyo y reconocimiento a los miembros» del CNI, que se debatirá en la Cámara baja.

En el texto, el PP insta al Gobierno a «reconocer públicamente el extraordinario servicio que presta a España el CNI y las personas que trabajan en dicho organismo, cumpliendo fielmente los fines establecidos en su ley de creación con absoluto respeto a los principios de control y pleno sometimiento al ordenamiento jurídico».

Además, piden al Ejecutivo que apoye a los servicios de Inteligencia «mejorando los medios técnicos del Centro Criptológico Nacional, aumentando el programa presupuestario del organismo si es necesario para lograr este fin».

Por último, reclaman también que «asigne la competencia de la seguridad de los móviles del presidente y de los altos cargos al Centro Criptológico Nacional».

Cabe recordar que Sánchez justificó la destitución de la jefa del CNI, Paz Esteban, en un «fallo claro de seguridad» en las comunicaciones del Gobierno tras detectar, según la versión de La Moncloa, que los móviles de Sánchez y los ministros Margarita Robles (Defensa) y Fernando Grande-Marlaska (Interior) habían sido espiados. Lo cierto es que la seguridad de los móviles dependía del propio departamento de la Presidencia y en concreto, según el organigrama, de la Unidad de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones que por aquel entonces -mayo y junio de 2021- dependía de Félix Bolaños, mano derecha de Sánchez.

En su iniciativa, el PP critica que «la necesidad» del presidente socialista «de satisfacer a quienes mantienen parlamentariamente a su Gobierno» llevó a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, a modificar la resolución que regulaba la Comisión de Secretos Oficiales, lo que permitió la entrada de los separatistas y los proetarras de Bildu. Fuerzas, recuerdan, que «han venido justificando la ruptura del orden constitucional por medios ilegales».

El principal partido de la oposición denuncia, además, que el Gobierno «ha colocado imprudentemente al CNI en el centro de la polémica, cuestionando ante los ojos de la opinión pública su eficacia y buen hacer».

«Un agravio al que ha contribuido el propio presidente del Gobierno, a pesar de ser el principal beneficiario de la excelente hoja de servicios prestada por el CNI».

La Ley que regula los servicios secretos establece ya en su artículo primero que el CNI «es responsable de facilitar al presidente del Gobierno y al Gobierno de la Nación las informaciones, análisis, estudios o propuestas que permitan prevenir y evitar cualquier peligro, amenaza o agresión contra la independencia o integridad territorial de España, los intereses nacionales y la estabilidad del Estado de derecho y sus instituciones».

Sánchez, como ha revelado OKDIARIO, conocía la investigación a los dirigentes separatistas y así lo desveló él mismo en una entrevista en Telecinco.

Además, el presidente socialista fue advertido en numerosas ocasiones por el CNI sobre los riesgos del ciberespionaje y, en concreto, sobre el programa espía Pegasus. El centro remitió incluso a los altos cargos un protocolo instándoles a revisar sus teléfonos móviles, ya en julio de 2021, pero Sánchez hizo caso omiso. Según la versión de Moncloa, ese análisis no se realizó hasta el pasado 30 de abril.

Lo último en España

Últimas noticias