Crisis Rusia-Ucrania

Podemos añora el imperio soviético y exige un «proyecto de convivencia» con Putin

Ucrania Putin Podemos
Los dos mapas del tuit de Pisarello.

La amenaza de Putin sobre Ucrania corre riesgo de convertirse en una de las piedras más importantes que el Gobierno de coalición puede encontrarse en el camino. La alergia de Podemos a los compromisos de España con la OTAN (una «organización terrorista», en palabras del hoy ministro Alberto Garzón) y su proximidad a los intereses de Putin aumentan las diferencias con el PSOE a medida que se acerca la posibilidad de un estallido bélico.

El secretario de Estado de la Agenda 2030, Enrique Santiago, ha reclamado este martes la necesidad de «construir un proyecto común de convivencia con Rusia». Horas antes, el podemita Enrique Pisarello, secretario primero de la Mesa del Congreso, ha añorado la época en que el otrora imperio soviético extendía sus fronteras hasta Berlín.

Pisarello ha colgado en sus redes sociales dos mapas de Europa. El primero, anterior al derribo del Muro de Berlín, cuando la extinta Unión Soviética extendía sus dominios por todos los países de la Europa de Este. El segundo, reflejo de la actualidad, donde la mayoría de esos países sometidos en su día por Moscú han decidido libremente ingresar en el OTAN para garantizar su seguridad.

Los dos mapas están acompañados por el siguiente comentario del dirigente podemita: «Son décadas ya de expansión de EEUU y la OTAN hacia el Este.  También de participación activa en la formación de milicias neonazis en Ucrania. Ahora anuncian que movilizan 8500 soldados por si hay ‘provocación’ rusa. Para construir la paz hacen falta bomberos, no pirómanos».

El argumento del miembro de Podemos Pisarello, acusando a la OTAN -en plena crisis de Ucrania por la ambición de Putin- de expansionismo y despreciando la libre voluntad de las naciones que, tras décadas sometidas al yugo soviético, han buscado protección en la OTAN, es una síntesis del relato que difunde Moscú para justificar su intervención en Ucrania.

Un relato del que Pablo Iglesias ha sido desde hace años el primer abanderado. «Todo el mundo puede comprender que los rusos se pongan muy nerviosos si Ucrania se convierte en un país de la OTAN y hay misiles apuntando a Moscú», insiste estos días el ex vicepresidente del Gobierno en sus artículos y tertulias de radio.

En otras palabras, Ucrania no tiene derecho a decidir como nación soberana, libre e independiente si ingresa en la OTAN para defenderse de Moscú -como es su deseo-, pero Rusia sí tiene derecho a impedírselo mediante la amenaza de invasión.

Enrique Santiago, secretario general del PCE, desdeña el despliegue de 150.000 rusos en la frontera este de Ucrania y considera que la responsabilidad de evitar un conflicto bélico corresponde a la Unión Europea.»Los europeos tenemos la obligación de construir un proyecto común de convivencia con Rusia», ha afirmado en una entrevista en TVE, horas después de que el Joe Biden decidiera excluir a Sánchez de la primera reunión urgente con los aliados.

En el sector socialista del Gobierno, la posición más clara la sigue marcando la ministra de Defensa, Margarita Robles, quien ha vuelto a insistir en que España «no puede mirar a otro lado» en la crisis de Ucrania y que tiene que demostrar «solidez y responsabilidad». Argumentos que, según Pablo Echenique, son idénticos a los que utilizó Aznar en las Azores para apoyar la intervención de EEUU en Irak.

Lo último en España

Últimas noticias