Escándalo en Podemos

Podemos usó la reforma laboral de Rajoy para echar a la escolta de Montero tras negarse a ser explotada

La formación morada rescindió el contrato de la trabajadora con 20 días de indemnización pese a que tanto Pablo Iglesias como la propia Montero quieren derogar la reforma laboral que fija esa cifra.

Una escolta denuncia que Irene Montero le obligaba a hacer de recadera, mecánica y chófer de la familia

Mariano Rajoy y Pablo Iglesias reunidos en el Congreso. (FOTO: EFE)
Mariano Rajoy y Pablo Iglesias reunidos en el Congreso. (FOTO: EFE)

El despido de la escolta de Irene Montero, que ha demandado a Podemos por trato laboral "discriminatorio", se hizo aplicando la reforma laboral de Rajoy. El partido morado pagó a la empleada la indemnización legal mínima: 20 días de salario por año trabajado, en lugar de los 33 que corresponden a un despido improcedente.

Pese a que uno de los tradicionales caballos de batalla de Pablo Iglesias ha sido derogar la reforma laboral vigente y aumentar las indemnizaciones por despido, Podemos no ha tenido ningún reparo en aplicar la ley a la escolta que asegura que Irene Montero la obligó a exceder "habitualmente" su jornada laboral y "comprar comida para los perros" de la pareja, entre otras actividades ajenas a su puesto.

Al igual que el 28-A, el pasado 10 de noviembre Podemos concurría a la repetición de elecciones generales manteniendo en su programa el compromiso de eliminar tanto la reforma laboral aprobada en la segunda legislatura de Zapatero, en 2010, como la posterior de Mariano Rajoy, en 2012.

Despido colectivo

Además, la escolta pide al juez que requiera a Podemos la documentación necesaria para determinar si la formación ocultó un despido colectivo encubierto, tras los malos resultados obtenidos en las elecciones generales del pasado 28-A.

Existen datos de “la existencia de continuos y recurrentes despidos individuales y extinciones de relaciones laborales” que “de responder realmente a causas objetivas, constituirían un despido colectivo” en “fraude de ley” de la formación política, reza la demanda.

Esto es, el partido liderado por Pablo Iglesias e Irene Montero habría tratado de evitar “de manera artificial” los requisitos legales establecidos para la tramitación de despidos simultáneos, por causas económicas estructurales, y los trató como si fuesen independientes entre sí.

Precedentes

El pasado mes de marzo, Podemos despidió, en idénticos términos a los referidos por la escolta de Irene Montero, a 11 de los 126 trabajadores que en dicha fecha conformaban su plantilla de indefinidos. Todos ellos próximos al equipo de Íñigo Errejón que, por aquel entonces, había abandonado la formación para liderar junto a Manuela Carmena el proyecto Más Madrid.

Podemos alegó entonces, en una carta remitida a los empleados despedidos, las mismas razones que ahora refleja en su demanda la escolta de Irene Montero por el trato inadecuado que recibió de ésta mientras se encontraba a su servicio.

La disminución, previsible, de los ingresos del partido como consecuencia de la disolución de las Cortes tras la convocatoria de las elecciones generales del 28-A y el descenso de las donaciones al partido procedentes de la merma de cargos públicos -al perder de más de la mitad de sus escaños- fueron los argumentos empleados por la dirección de Podemos para justificar la reducción de la plantilla de trabajadores.

Una situación que resulta especialmente sangrante para algunos de los trabajadores afectados porque mientras Podemos recurría a la merma de ingresos para prescindir de sueldos, salarios y contrataciones, aprobaba un presupuesto de 1.361.055 euros para reformar su nueva sede.

Nueva sede

El partido de Iglesias y Montero que, en un principio, publicó una licitación para acometer las obras de “acondicionamiento general” del inmueble por importe de 649.936 euros, finalmente invertía más del doble en adaptar un edificio de 2.179 metros construidos -ubicado en la calle Francisco Villaespesa de Madrid- cuya compra por dos millones de euros adelantó OKDIARIO, en exclusiva.

Según los propios datos publicados en la página web de la formación morada, el presupuesto de reforma de la sede de Podemos se disparaba hasta sobrepasar ampliamente el millón de euros, duplicando el importe inicialmente previsto, mientras ponía en la calle a más de una decena de trabajadores por falta de recursos para asumir el coste de sus servicios.

Lo último en España

Últimas noticias