Pelea en el Gobierno: Calvo quiere que la Vicepresidencia de la UE sea para Planas y no para Calviño

planas
El nuevo ministro de Agricultura, Luis Planas

Moncloa ha iniciado ya las negociaciones para lograr una plaza de vicepresidente en la UE. Le mejor posicionada para ocupar ese puesto es Nadia Calviño. Pero las disputas no han tardado en surgir. Calviño no es una mujer de partido, y que un premio como el puesto de vicepresidente europeo no vaya para un miembro ‘pata negra’ del PSOE no gusta en determinados sectores, por ejemplo, en el de Carmen Calvo, que tiene otro candidato para ocupar un puesto de comisario o vicepresidente en Bruselas: el ministro de Agricultura, Luis Planas.

El Ejecutivo presidido por Pedro Sánchez ha pagado ya un alto precio para poder optar a una plaza en la UE: ha realizado una de las peores negociaciones exteriores que se recuerdan en el Brexit con vistas a hacer méritos de cara al reparto de carteras en Bruselas tras las cercanas elecciones europeas.

El Gobierno, así, para mejorar su cartel, ni siquiera ha reivindicado la cosoberanía de Gibraltar en la mejor oportunidad en mucho tiempo para presionar a Gran Bretaña. Y es que podía entorpecer las condiciones de salida de la UE a cambio de lograr el uso compartido del aeropuerto, el control del tráfico aéreo, la cosoberanía, etc.

Pero lo cierto es que Sánchez no sólo no lo ha exigido, sino que ha tumbado todo lo ganado en 2017 con el Gobierno de Mariano Rajoy, cuando se logró un derecho de veto de los acuerdos del Brexit por parte de España y ligado precisamente al tratamiento de Gibraltar.

El desastroso resultado de la negociación del Gobierno de Sánchez en el tratado del Brexit no está causado sólo por el desconocimiento o la falta de experiencia. También ha contado con un incentivo político que el Ejecutivo ha considerado prioritario: el de hacer méritos para optar a colocar a la actual ministra de Economía como futura vicepresidenta de la Comisión con control sobre el área económica.

La negociación de cargos se lanzará tras las elecciones europeas. Y cogerá fuerza a partir del mes de junio. Y en ese momento, España quiere tener engrasada la maquinaria negociadora abriendo paso a Francia hacia el Banco Central Europeo y optando a la cartera que Sánchez cree que más le puede ayudar: la económica, la ocupada actualmente por Pierre Moscovici, el responsable europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Fiscalidad y Aduanas.

Pero esa elección inicial no es del gusto de todos. La vicepresidenta Carmen Calvo, por ejemplo, considera que un premio de ese calado debe ir para una persona con carrera en el PSOE, no para un técnico venido de Bruselas. La
vicepresidenta ya ha dejado caer en círculos oficiales que ella prefiere que ese cargo en Europa sea ocupado por Luis Planas.

Lo último en España