Sánchez trabaja en la unión institucional exigida por el PNV como fase previa para anexionar Navarra

País Vasco-Navarra
Pedro Sánchez e Iñigo Urkullu (Foto: EFE).

El PNV quiere un nuevo Estatuto donde albergar su pretendido derecho de "autodeterminación" y Pedro Sánchez se compromete a negociarlo. Además, la intención de los nacionalistas vascos es anexionarse Navarra en una segunda fase. Para ello, Sánchez permitirá que haya una unión institucional que ya ha puesto sobre la mesa el partido que gobierna en el País Vasco. Como adelantó OKDIARIO, los primeros pasos en esa dirección ya se han empezado a acometer. El Ministerio de Hacienda elabora la integración de los sistemas fiscales vasco y navarro.

La rendición de Sánchez con tal de mantener el poder y continuar como inquilino de La Moncloa cuatro años tiene un precio. Y el PNV ya se lo ha puesto. Los nacionalistas vascos quieren una ampliación de la pretendida "autodeterminación" que recogerá el próximo Estatuto de Autonomía, incluyendo a Navarra en lo que ellos llaman Euskal Herria.

El PNV quiere que esa segunda fase cuente con un calentamiento previo basado en la creación de lazos institucionales entre el País Vasco y Navarra; para lo cual cuenta con la total colaboración del presidente Pedro Sánchez. Ese es el resumen de las cesiones de Sánchez ante el PNV, que han supuesto ya que Moncloa haya ordenado dar el banderazo de salida a los preparativos para unificar las haciendas vasca y navarra.

La exigencia se plasma por los nacionalistas vascos en el apartado titulado “Relaciones con la Comunidad Foral Navarra y con la Mancomunidad de Iparralde”. Y allí se señala que “compartiendo todos los territorios vascos la misma lengua –el euskara–, un patrimonio cultural común y una historia, y formando parte todos ellos de la Unión Europea, se abren posibilidades de relación en orden al desarrollo político y el bienestar social, económico, cultural, etc.”.

¿Y a qué le llaman ellos relaciones de desarrollo político? Pues a lo que consideran que es su “derecho a establecer vínculos políticos y relaciones de colaboración y cooperación con la Comunidad Foral de Navarra y con los territorios vascos de Iparralde y sus instituciones (actualmente, Mancomunidad Vasca de Iparralde), incluida la posibilidad de establecer estructuras u órganos institucionales permanentes y comunes”.

Es decir, que se da ya el primer paso de una futura integración o anexión de todos esos territorios creando un entramado institucional que permita más tarde esa unión con facilidad.

Hacienda común

Pues bien, tal y como adelantó la semana pasada OKDIARIO, Pedro Sánchez ha ordenado ya a un grupo de expertos del Ministerio de Hacienda el encargo de trabajar para la unión fiscal vasca y navarra de cara a una futura anexión de ambas autonomías.

El equipo del Ministerio de Hacienda trabaja, de hecho, desde hace semanas en el modelo técnico de unión de ambas haciendas forales: la vasca y la navarra. El paso supone la preparación del entramado que permitiría una rápida absorción de Navarra por el País Vasco, precisamente, en desarrollo de las peticiones de ese nuevo Estatuto que, también Pedro Sánchez, se ha comprometido ya a negociar.

Los trabajos de los técnicos, además, se han acelerado en plena etapa pre electoral, justo cuando Pedro Sánchez se prepara para el reto -en caso de ganar las elecciones- de pretender formar de nuevo Gobierno tras las comicios del 28-A. Además, el desarrollo del proyecto sucede en medio de las negociaciones que ha llevado a cabo Sánchez para poder sacar adelante sus famosos “viernes sociales”, unos consejos de ministros en los que se han aprobado medidas totalmente contrarias a la visión económica del PNV y que, sin embargo, han contado con el apoyo de los nacionalistas vascos -expertos en el cambio de cromos en el Congreso y en salir ganando de todas y cada unas de esas operaciones-. Y todo ello, porque, evidentemente, forma parte de los acuerdos alcanzados por ambos partidos a cambio del apoyo de PNV al PSOE en su gobernabilidad nacional.

Lo último en España