Crisis del coronavirus

Sánchez recibido con abucheos en su primera visita a un hospital desde que comenzó la pandemia

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha sido recibido con abucheos, gritos de ¡fuera! ¡fuera! e incluso alguna cacerolada a su llegada esta mañana al Hospital La Paz de Madrid, el primero que visita desde que comenzó la pandemia.

Sánchez ha visitado el hospital junto al ministro de Sanidad, Salvador Illa, convertido también en objetivo de los abucheos de las personas concentradas en la puerta del centro sanitario, y el ministro de Ciencia, Pedro Duque.

Según la agenda difundida por el Gobierno, los tres se dirigían a la Unidad de Investigación Clínica y Ensayos Clínicos. En la entrada les esperaba una treintena de personas que les han dado la ‘calurosa’ bienvenida pese a la lluvia que cae hoy sobre Madrid.

La visita a La Paz ha sido casi improvisada, agendada a última hora de ayer, casualmente coincidiendo con la ausencia de la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, que se encuentra de viaje en Barcelona.

El presidente y sus tres ministros están acompañados por el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, quien sí ha recibido aplausos por parte de este grupo, aunque a su llegada también se ha escuchado que alguien le llamaba ‘mentiroso’.

Según fuentes próximas a la alcaldía, Almeida tampoco fue avisado de la visita de Pedro Sánchez y se enteró por los medios de comunicación. De inmediato, su equipo contactó con La Moncloa y por eso ha podido acompañar a la comitiva gubernamental.

Al concluir la visita, Almeida ha sido contundente en reprochar a Sánchez sus malas formas: «Cuando por primera vez el presidente del Gobierno decide pisar un hospital de la ciudad de Madrid, que no haya sido invitado no quiere decir que no tengamos la cortesía institucional con él para acompañarle».

«Parece extraño que se aproveche que no está Ayuso para visitar un hospital y no se invite a nadie», ha insistido Almeida. «Alguien podría pensar que cómo es posible que se visite un hospital de la Comunidad de Madrid sin la presidenta y sin el alcalde», ha apostillado.

«Un insulto a los madrileños»

Desde la Asamblea de Madrid, el portavoz del PP, Alfonso Serrano, ha calificado la visita como «un insulto a los madrileños» al hacerla coincidir con la ausencia de Isabel Díaz Ayuso de la capital.

El PP madrileño ha difundido un comunicado en el que se tira de ironía al afirmar que a Pedro Sánchez «sólo le ha faltado ir» con el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, y el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, «para completar el desprecio a los madrileños».

Serrano también ha puesto de relieve que «desde que se inició la pandemia en marzo, el presidente del Gobierno de España, que vive en Madrid, junto al Ministro de Sanidad, que pasa la mayor parte de su tiempo también en Madrid, no ha tenido la oportunidad, ni se ha dignado a visitar ni un hospital ni un centro de salud de la Comunidad de Madrid».

Un hecho que el PP considera una «vergüenza»: «Seguramente el PSOE pondría el grito en el cielo si la presidenta de la Comunidad de Madrid visitara algún municipio de manera institucional con alcalde socialista sin su presencia. ¿Se va a pronunciar al respecto en esta ocasión el Partido Socialista de la Comunidad de Madrid?, ¿va a ponerse del lado de quien representa a todos los madrileños, o nuevamente agachará la cabeza ante los desprecios de Sánchez?».

La secretaria general del PP de la Comunidad de Madrid, Ana Camins, también ha criticado la visita: «Es una absoluta vergüenza la deslealtad del presidente del Gobierno con Díaz Ayuso. Los mismos que no han visitado un solo hospital durante los nueve meses de la pandemia, los mismos que han declinado la visita para la inauguración del hospital Isabel Zendal el próximo martes, aprovechan que Díaz Ayuso está fuera de Madrid para hoy visitar el hospital de La Paz y lucirse».

El debe de Sánchez con Madrid

Este nuevo desprecio de Sánchez al Gobierno madrileño se produce, además, al día siguiente de que el ministro de Sanidad haya comunicado oficialmente que no acudirá a la inauguración del hospital de pandemias de Madrid, el Hospital Enfermera Isabel Zendal, el próximo 1 de diciembre. La presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, le había invitado pero él lo ha rechazado.

En el debe de Sánchez e Illa con Madrid también hay que incluir que ni uno ni otro visitaron el hospital milagro de Ifema en plena pandemia, algo que sí hizo la propia Ayuso nada más concluir su confinamiento tras dar positiva por coronavirus.

Madrid se ha convertido, además, en un ejemplo para toda Europa en la gestión de la pandemia, un hecho certificado por la misma Organización Mundial de la Salud. La Comunidad ha pasado en apenas dos meses de ocupar los primeros puestos en el ranking de incidencia a disputarse la deseada última plaza con Canarias y Baleares.

Pese a las duras críticas que se lanzaban sobre las medidas «quirúrgicas» adoptadas por el equipo sanitario de Ayuso, la realidad ha acabado por darle la razón ante la evidencia de un rápido descenso de la incidencia de coronavirus.

Ayuso no sólo ha conseguido frenar la expansión del virus, sino que ha conseguido paliar las consecuencias económicas. Así frente al desastroso cierre de la hostelería en otras comunidades, Madrid ha salvado en buena medida a un sector duramente castigado por la pandemia.

Lo último en España

Últimas noticias