Negociación de los Presupuestos

A Sánchez no le basta con los indultos: el PNV condiciona su apoyo a que rechace el de Bildu

El ultimátum de los nacionalistas vascos a punto de iniciar la negociación de los Presupuestos pone en un aprieto al Gobierno de Pedro Sánchez

El Gobierno anuncia que empezará a tramitar los indultos de los golpistas la semana que viene

Pedro Sánchez
Pedro Sánchez y el presidente del PNV, Andoni Ortuzar (Foto: Efe)

Al Gobierno socialcomunista del PSOE y Podemos se le complica la negociación de los Presupuestos Generales del Estado. El flirteo de la formación morada con los proetarras de Bildu ha provocado el enfado del Partido Nacionalista Vasco (PNV), uno de los socios más leales del Ejecutivo en los últimos años y que comparte el gobierno regional con el PSE. La formación presidida por Andoni Ortuzar ha hecho saber a Pedro Sánchez que la negociación a dos bandas, con ellos y los proetarras, es incompatible. Y les reptan a elegir: «O nosotros o Bildu».

El aviso del PNV llega horas antes de la reunión que mantendrá este miércoles la vicepresidenta primera y ministra de Relaciones con las Cortes, Carmen Calvo, con el portavoz peneuvista Aitor Esteban. Una hora más tarde del encuentro con el portavoz nacionalista vasco Calvo se reunirá también con la máxima responsable de EH Bildu en el Congreso, Mertxe Aizpurua. La vicepresidenta hace ya dos semanas que inició una ronda de contactos con los diferentes grupos parlamentarios representados en la cámara baja de cara a explorar los posibles apoyos que pueda recabar la coalición socialcomunista para la aprobación de los Presupuestos.

Los nacionalistas vascos quieren tener la exclusividad de la negociación de todas las ventajas que se puedan lograr para el País Vasco. No quieren tener que compartir la victoria con ningún otro partido. Y menos con Bildu. Mientras los socialistas negocian con el PNV mejoras fiscales o la transferencia del sistema de prisiones, Podemos se compromete con los abertzales a continuar acercando presos etarras condenados por actos sanguinarios a las cárceles de Euskadi.

Este enfado del PNV con el Gobierno por el ronroneo con Bildu no es nuevo. Ya ocurrió durante la negociación de las prórrogas del estado de alarma. Entonces el PSOE y Podemos requerían el apoyo de los cinco parlamentarios proetarras para sacar adelante las últimas prórrogas por la falta de votos favorables a la petición del Ejecutivo. Uno de sus socios preferentes, ERC, se descolgó del bloque del sí y eso obligó a la coalición socialcomunista a apuntalar nuevas mayorías compatibilizando a Ciudadanos, el PNV y Bildu.

Durante esa negociación los bilduetarras rascaron al Gobierno el compromiso de derogar por completo la reforma laboral. Aunque posteriormente el PSOE intentó rebajar ese acuerdo a «los aspectos más lesivos» del documento, la firma entre los dos partidos que apoyan al Ejecutivo y Bildu provocó un enorme incendio en la política española. Por primera vez los herederos de los asesinos firmaban un acuerdo político con los herederos de los asesinados. Esa habilitación de Bildu como socio preferente disgustó al PNV, con el monopolio de la negociación en Madrid hasta entonces.

Apoyos imprescindibles

Ese rechazo de los nacionalistas vascos a que la coalición negocie también con Bildu pone en aprietos al Gobierno de Pedro Sánchez de cara a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado. La suma de los once parlamentarios vascos de los grupos del PNV y Bildu son imprescindibles para cualquier mayoría que quiera establecer Moncloa. Sea con Esquerra Republicana o con Ciudadanos. Sin los seis de Andoni Ortuzar o los cinco de Arnaldo Otegi el PSOE y Podemos no tendrán la mayoría suficiente para sacar adelante las cuentas públicas.

Aunque, con la firma del pacto de coalición, Pedro Sánchez prometió que este sería un Gobierno con «varias voces pero una sola palabra», lo cierto es que el paso de los días evidencia que cada vez hay más voces que actúan en nombre del Ejecutivo. Así mientras el PSOE negocia principalmente con Ciudadanos y el Partido Nacionalista, sin olvidar el resto de formaciones políticas, Podemos centra sus esfuerzos en prometer cuestiones delicadas para el Estado a ERC y Bildu. Los de Pablo Iglesias defienden mantener la mayoría de la investidura con los Presupuestos.

Lo último en España

Últimas noticias