Educación especial

El padre que acusa a Sánchez de «aparcar como muebles» a los niños necesitados de educación especial

«Tengo un hijo con parálisis cerebral y quiero mandar un mensaje a Pedro Sánchez». Así comienza su relato José Luis Izquierdo, un padre que se ha visto directamente afectado por la decisión del Gobierno de cerrar los colegios de educación especial. Asegura que los progenitores de estos niños quieren seguir llevándoles a este tipo de centros y no «aparcarlos como muebles como han hecho toda la vida».

En el vídeo, Izquierdo denuncia la actuación del Gobierno y la tramitación de la ya conocida como ‘Ley Celaá’, en la que se incluye la eliminación de la educación especial de la que miles de niños disfrutan dadas sus limitaciones físicas o psíquicas.

«Eso no es progresismo, es una vuelta al pasado», afirma el padre que denuncia, además, que no se les ha dejado defender su opinión y que se ha actuado con «nocturnidad y alevosía»: «Han aprovechado que la población está pendiente de asuntos más urgentes para que así se agoten los plazos de tramitación y no haya posibilidad de réplica».

Izquierdo hace hincapié en la imposibilidad de los padres de defender su postura: «¿No eran ustedes los que no querías la Ley mordaza? Esto se parece mucho».

Este padre ofrece al Gobierno, «por si no tiene nada que hacer», ideas «que corren más prisa». «Podéis proteger a los sanitarios que no tienen medios de protección, o pedir mascarillas y test en condiciones», le aconseja.

Por otro lado, asegura que a los padres les «han escrito del PSOE para desmentir todo esto»: «Os lo voy a resumir, lo que quieren no es cerrar los centros sino vaciarlos poco a poco y ahogarlos económicamente».

Además, asegura que los socialistas han argumentado que los centros no se cerrarán porque lo prometió Sánchez en campaña: «Si hubiese prometido que los cerraría, nos quedaríamos más tranquilos», ironiza el protagonista de la queja.

«Esto no es un mensaje político, no tiene nada que ver», aclara. «Es muy fácil que nos pidáis unidad para que saltemos al vacío cuando sois los únicos que tenéis paracaídas», añade.

«Hay dos opciones: la primera es callarse y la segunda es decir ¡basta ya!, para que no nos tomen por gilipollas», culmina José Luis Iquierdo en un vídeo que cuenta ya con miles de reproducciones.

Lo último en España

Últimas noticias