Elecciones Generales 2019

Casado recupera el liderazgo de la derecha, marca perfil ante Rivera y derrota a Sánchez

Casado recupera el liderazgo de la derecha, marca perfil ante Rivera y derrota a Sánchez
Pablo Casado, candidato del PP en las elecciones generales.

El candidato del PP a La Moncloa, Pablo Casado, salió revitalizado del debate de Atresmedia. Cómodo en el ataque, derrotó a Pedro Sánchez en varios frentes.

Pablo Casado acudió al debate de este martes con dos cometidos: recuperar perfil frente a un Albert Rivera triunfal en RTVE y desmontar a Sánchez, especialmente en sus pactos con el secesionismo. Lo logró. El candidato del PP fue esta vez el ganador.

Casado arrancó fijando postura en Cataluña. Acusó a Sánchez de ser como una "matrioska", una muñeca rusa, con partidos como Podemos, independentistas catalanes y Bildu dentro, y le avisó sobre Arnaldo Otegi. "Una persona experta en secuestros es capaz de pedir rescate a cambio de todo".

Y luego, cómodo, siguió retando a Sánchez en varios frentes. Ante la negativa del socialista a admitir sus acuerdos con el secesionismo, espetó, rotundo: "¿Y lo de Pedralbes que fue entonces? ¿Una jornada de picnic?". La aseveración se convirtió en una de las frases de la noche.

El ‘popular’ pasó al ataque también con la violencia de género, y hurgando en uno de los flancos más sensibles para el PSOE. La condena por maltrato a su mujer contra el ex presidente del Parlamento Vasco y secretario general del PSE-PSOE de Guipúzcoa, Jesús Eguiguren. El líder del PP instó a Sánchez a no darle lecciones sobre malos tratos y le recordó que "no lo echaron y lo pusieron a negociar en el caserío con los etarras", proclamó exhibiendo un recorte de periódico sobre el dirigente vasco.

También firmó titulares en política económica. Sacó a palestra los escándalos de las sociedades instrumentales de los ministros, varios de ellos revelados por este periódico. Y dejó otra frase para el recuerdo de las ávidas hemerotecas."Su Gobierno es como el aloe vera, cuanto más le investigan más propiedades le salen".

Recordó cómo el líder del PSOE, siendo diputado con Zapatero, votó a favor del "hachazo histórico" y también espetó que el PSOE "nunca" ha sido capaz de crear empleo. En este contexto, avisó Casado de la urgencia de que su partido llegue al Gobierno porque, con la economía en manos de los socialistas, se avecina una "crisis brutal". Su propuesta la resumió en una frase lo suficientemente gráfica: "El resto de países bajan impuestos y nosotros proponemos suprimir algunos y proteger a los autónomos para devolver a los contribuyentes 700 euros al año y Sánchez e Iglesias quieren subirle 1.000 euros al año a cada uno. Con esto crearemos empleo y garantizaremos las pensiones".

Después, resucitó el fantasma de la crisis:  "Cada ve que abre la boca Sánchez, sube el pan y la luz. Cuando Sánchez está al mando el consumo se desploma, el déficit aumenta, así como la deuda pública. Nos va a dejar como acabó Grecia, con millones de españoles en el paro y una profunda crisis". 

Los ataques no fueron sólo para Sánchez. A Rivera le reprochó el rechazo a una candidatura conjunta, la vía para evitar la dispersión de voto e impedir un gobierno de Sánchez y golpistas. No obstante, le tendió la mano -también a Vox- para firmar un acuerdo de investidura, o, si se tercia, de legislatura.

Ambos dirigentes -que este lunes evitaron confrontar- se abroncaron esta vez en varios momentos, aunque sobre todo a cuenta de los impuestos y las pensiones. Rivera, que se erigió como "presidente de las familias", reprochó a PP y PSOE no haber adoptado medidas para evitar la crisis demográfica. Casado recordó la ayuda de 1.200 euros a las familias.

Últimas noticias