Gobierno Pedro Sánchez

La oficina de Sánchez contra la pobreza infantil: 5 empleados y 200.000 € para sus 2 jefes

La oficina de Sánchez contra la pobreza infantil: 5 empleados y 200.000 € para sus 2 jefes
Pedro Sánchez en la inauguración de la cumbre organizada en Madrid por el Alto Comisionado contra la Pobreza Infantil. A su derecha, Pau Marí-Klose

Medio año después de que Pedro Sánchez creara el Alto Comisionado para la Lucha contra la Pobreza Infantil, el nuevo ente no dispone de presupuesto, está integrado por cinco empleados y sus dos jefes (el Alto Comisionado y la directora de la Oficina del Alto Comisionado) pueden llegar a cobra más de 200.000 euros anuales.

Sánchez llegó a La Moncloa decidido a abanderar la lucha contra la pobreza infantil. Hasta el punto de que, tras su investidura, creó un Alto Comisionado que depende directamente de Presidencia del Gobierno. El organismo está hoy formado por cinco empleados, dos jefes con salarios que pueden sumar los 200.000 euros anuales, y carece de presupuesto.

"Un 28,3% de los menores en España está en riesgo de pobreza. Debemos actuar ya (…) El presente de nuestros niños y niñas determina el futuro del país. No podemos dejarlos atrás", afirmaba Sánchez en un vídeo publicado en su cuenta personal de Twitter hace tres semanas, como motivo de la primera cumbre organizada en Madrid por el Alto Comisionado.


Esta cumbre ha sido el primer acto de relieve del Alto Comisionado que Sánchez creó el pasado 18 de junio con el objetivo de “poner el acento de las políticas del Gobierno en la lucha contra la pobreza infantil”. El nuevo organismo también levantó en diciembre su página web.

Del ámbito académico

El sociólogo Pau Marí-Klose es el Alto Comisionado desde que sustituyera a María Luisa Carcedo, nombrada precipitadamente ministra de Sanidad tras la dimisión de Carmen Montón. Doctor en Sociología por la Universidad Autónoma de Madrid y máster en la University of Chicago y en el Centro de Estudios Avanzados en Ciencias Sociales del Instituto Juan March, Marí-Klose disfruta de rango de secretario de Estado y un sueldo anual asegurado de 65.960 euros.

A esta cantidad se le podrán sumar los complementos de productividad de los que disfrutan decenas de altos cargos, lo que colocaría su remuneración por encima de los 100.000 euros anuales. De tal forma que, como recuerda el portal ‘Sueldos Públicos’, el Alto Comisionado para la Lucha contra la Pobreza Infantil terminará cobrando cada año más que el presidente del Gobierno que le designó.

La directora de la Oficina del Alto Comisionado es Sara León Alfonso. Senior Lecturer de Ciencia Política en la Universidad de York, Reino Unido, (en excedencia) de 2013 a 2018. y doctora en Ciencias Políticas por la Universidad Autónoma de Madrid, Leon Alfonso disfruta del rango de director general. Su retribución anual asegurada es de 56.572 euros, a los que podría añadirse el complemento de productividad. Según el portal ‘Sueldos Públicos’, este plus suele oscilar entre los 30.000 y 40.000 euros. Llegado el caso, León también llegaría a cobrar más que el presidente del Gobierno.

Sin presupuesto

En su comparecencia parlamentaria para explicar los objetivos del Alto Comisionado recién creado, María Luisa Carcedo justificó la "extremadamente ligera" estructura institucional del nuevo organismo ("cinco personas, procedentes todas ellas del ámbito académico") en que era "intención del Gobierno no generar nuevas estructuras administrativas ni, por supuesto, dotarlo de programas presupuestarios propios".

Por tanto, el Alto Comisionado no ejecuta programas de manera directa. "Su papel es esencialmente el de dinamizador de iniciativas que combatan tanto las circunstancias que dan origen a la pobreza infantil como las consecuencias de las mismas cuando ésta ya se ha materializado", explicó Carcedo.

En una entrevista posterior en la cadena Ser, Pau Mari-Klose aseguró que necesitaría 6.000 millones para erradicar la pobreza infantil severa. Consciente de que no dispondrá de ellos, y que el Gobierno tampoco tiene mucho tiempo por delante, el Alto Comisionado reconoció que buena parte de su misión se reduce a un "trabajo preparatorio" para "sentar las bases" que permitan poner el problema en la agenda política.

Lo último en España