EN EL RESTAURANTE SEMPRONIANA DE LA CHEF ADA PARELLADA

El negocio de los presos golpistas: cena de lujo a 80 euros para recaudar fondos

El negocio de los presos golpistas: cena de lujo a 80 euros para recaudar fondos
La cocinera Ada Parellada dueña del restaurante Semproniana.

Los familiares de los políticos presos por el golpe en Cataluña se han convertido en auténticas estrellas mediáticas. Tanto es así que se han convertido en reclamo para los independentistas, capaces incluso de pagar 80 euros de tíquet para asistir a una cena con las parejas y hermanos de los presos en Estremera y en Soto del Real.

Es la última ocurrencia de los secesionistas, que el martes nueve de enero, se darán cita en el restaurante Semproniana de la cocinera independentista Ada Parellada, comprometida con la causa, para cenar y acabar con un coloquio entre los asistentes y los familiares de los golpistas encarcelados.

Según la publicidad difundida a través de WhatsApp y las redes sociales, los 80 euros que cuesta el cubierto servirán para recaudar fondos para la caja de resistencia de la Asamblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural, que estos días ha servido para costear las fianzas de los ex consellers liberados y parte de los viajes de las familias para visitarles en prisión.

Ahora, esta caja de resistencia, necesita llenarse más para poder hacer frente a la posible fianza millonaria que imponga el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, al ex vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, que el próximo 4 de enero podría recuperar la libertad condicional.

La caja de resistencia lo paga todo

Conciertos, cenas, venta de merchandising, son sólo algunas de las acciones llevadas a cabo por las asociaciones independentistas Ómnium Cultural y ANC, cuyos líderes siguen en prisión tras el golpe del 1-O acusados de  sedición, para recaudar fondos. La conocida como caja de resistencia ha conseguido recaudar millones de euros con los que se han podido sufragar fianzas y todo tipo de gastos asociados a los líderes del ‘procés’.

La última Diada dio un importante espaldarazo a la cuenta común de los golpistas. La venta de agua y camisetas contribuyeron a recaudar cerca de 4,5 millones de euros. Una cifra muy importante y cuyo principal destinatario iba a ser el ex president Artur Mas, al que el Tribunal de Cuentas pedía una fianza de 5 millones por la consulta del 9-N.

Pero Mas no ha sido el único que se ha beneficiado del negocio montado por Òmnium y ANC. Los ex consellers, implicados en el golpe que investiga el juez Llarena del Tribunal Supremo, lograron reunir gracias a la caja de resistencia cerca de 200.000 euros cada uno para evitar dormir en prisión.

Lo último en España