PANDEMIA

Las muertes en residencias se multiplican por 8 en dos meses y Cataluña lidera la escalada

muertes residencias

Las muertes han vuelto a las residencias de mayores. Uno de los efectos más temidos de la pandemia ha vuelto: el fallecimiento de los más vulnerables. Por semana mueren ya más de 50 personas, pero, pese a ello, ya no se habla de ello. Y ese silencio con respecto a las residencias coincide con el hecho de que Cataluña lidera el repunte con 22 víctimas en buena parte del periodo navideño, duplicando literalmente el número de fallecimientos de Madrid.

Los datos del Imserso revelan la vuelta de un hecho lamentable: la muerte de mayores en las residencias. Si el inicio de noviembre permitió llevar esta cifra de fallecimientos a 9 por semana y la segunda semana de ese mes bajó aún más el dato hasta las 6 muertes, el avance de los días ha vuelto a levantar este triste dato. En estos momentos, y contabilizada ya buena parte de la etapa de Navidad, las muertes semanales han superado la barrera de los 50 casos -51 muertes-.

Lo cierto es que el despegue de las muertes se empezó a producir en la segunda mitad de noviembre. Así, la semana del 22 de noviembre marcó ya un auge hasta los 10 casos; la del 29, hasta los 18; la del 6 de diciembre (con el puente), hasta los 26; y la del 13 de diciembre, hasta los 33. Luego llegaron dos de las tres semanas que han comprendido las principales fechas de concentración familiar en navidades. La del 20 de diciembre, que siguió aupando la cifra de muertes: 37 fallecidos en residencias. Y la del 27 de diciembre hasta el 2 de enero, con 51 muertes.

Es decir, que en dos meses, el dato se ha multiplicado por más de 8 veces, pasando de 6 muertes semanales a 51. Aún falta por contabilizar la semana de Reyes. Pero el resto de la Navidad figura ya plasmada en las estadísticas del Imserso. Y el reparto autonómico de las muertes es llamativo.

Así, el puesto de cabeza en este triste ranking lo lleva Cataluña de una forma abrumadora: en la primera semana de Navidad registró 12 muertes en sus residencias, y en la segunda un total de 10. En resumen, 22 fallecimientos. Madrid, por poner un ejemplo comparable en cuanto a población, registró 4 muertes en la primera de esas semanas, y 7 en la segunda. Es decir, que en total acumuló 11 fallecimientos, justo la mitad de lo registrado en el caso de Cataluña.

Y Cataluña aplicó las medidas más restrictivas de todas las anunciadas en cuanto a combate del COVID. Andalucía es otro ejemplo: en la primera semana de Navidades registró 1 muerte y en la segunda, 2. Con un total de 3. Pero ahora, la noticia que tanto persiguió a Madrid durante la primera ola del COVID, en la primera mitad del año 2020, parece no interesar al Gobierno. El Ejecutivo de Sánchez bombardeó a criticas a la administración madrileña durante aquel periodo. Ahora, no se habla de que Cataluña lidere este ranking de muertes en residencias a una más que notable distancia del resto de territorios.

Lo último en España

Últimas noticias