Los Mossos cargan contra manifestantes del 8M que cercaban una Comisaría de Policía Nacional en Manresa

Los incidentes más violentos de la huelga feminista del 8-M se han registrado en Manresa (Barcelona), donde los Mossos d’Esquadra han cargado contra un grupo de manifestantes que arrojaban huevos y pintura contra una Comisaría de la Policía Nacional.

Los hechos han ocurrido pasadas las 7 de la tarde. Cerca de 300 manifestantes, buena parte de ellos mujeres, han recorrido el Paseo Pere III de la población tras una pancarta con el lema "Nos paramos para cambiarlo todo, ni un paso atrás". Al llegar a la Plaza de España, han proferido lemas como "Sin mujeres no hay revolución", "Si nos tocan a una, nos tocan a todas" y "Ni un paso atrás contra el heteropatriarcado".

Los manifestantes se han congregado entonces ante una Comisaría de la Policía Nacional, que estaba custodiada por agentes de los Mossos d’Esquadra. Las asistentes a la concentración han lanzado entonces huevos, pintura y botes de humo contra los agentes de la Policía Autonómica, que han respondido con varias cargas y han identificado a al menos tres  manifestantes.

También se han registrado incidentes en el Polígono de Santa Ana (Manresa), donde las manifestantes han intentado detener un turno de trabajo de la empresa RMTLogístics. El comité organizador de la huelga feminista ha denunciado la actuación "desproporcionada" de los Mossos que, asegura, se ha dirigido principalmente contra "mujeres, lesbianas y transexuales".

Por su parte, la diputada de la CUP Natalia Sànchez ha pedido la dimisión del conseller Miquel Buch por estos hechos: "O ha actuado con incompetencia como máximo responsable político de los Mossos, o de mala fe deliberada".

Lo último en España