Ministerio de "Igualdad"

Montero fomentará los chiringuitos feministas contra la «masculinidad hegemónica»

Irene Montero
Ione Belarra e Irene Montero, en el Congreso.

Irene Montero quiere promover la «parentalidad positiva» a la vez que arremete contra la «masculinidad hegemónica». El documento de medidas impulsado por la ministra para promover lo que considera la «igualdad efectiva» entre hombres y mujeres -y aprobado esta semana en el Consejo de Ministros- despliega una batería de estudios, informes e investigaciones en torno a su ideología feminista. El plan tendrá un coste de 20.319 millones de euros para las arcas públicas. 

Entre esas medias se incluye, por ejemplo, la «sensibilización, apoyo y fomento de actividades y programas para el ejercicio de una parentalidad positiva que favorezca el necesario cambio de actitud hacia la corresponsabilidad», según señala Montero. Se trata de una visión estigmatizada del hombre, que se despliega a lo largo de todo el plan.

Según la dirigente de Podemos, «la participación de las mujeres en todos los ámbitos de la vida pública se ve condicionada por procesos históricos que han asociado la feminidad tradicional al espacio y las responsabilidades domésticas y privadas».

«Dichos procesos se basan en roles y estereotipos de género que afectan también al mandato de la masculinidad hegemónica, codificando unas formas de ser mujer y de ser hombre que impiden la plena participación pública en igualdad y que afectan a su vez al comportamiento privado», censura la ministra.

Así, y entre otras propuestas, considera que para hacerle frente es necesario impulsar las «investigaciones feministas» y «redes de asociaciones de hombres por igualdad» o «promover la igualdad mediante el tejido asociativo, sindical y político de las mujeres». El plan recoge asimismo la puesta en marcha de una convocatoria de subvenciones dirigida a organizaciones sindicales, «orientada al fortalecimiento de las acciones de igualdad de género en el ámbito sindical y por ende laboral», así como un «fortalecimiento del movimiento feminista» o «la participación activa de las mujeres en el tejido asociativo ecologista». Todo esto tendrá un coste de 42 millones de euros.

Desplegar las propuestas recogidas en el plan aprobado esta semana costará más de de 5.000 millones de euros al año. Según Montero, se pretende incluir la perspectiva de género en todos los ámbitos de la vida pública y privada. Considera que la principal demanda de las mujeres es «tener tiempo para vivir».

Otra de sus medidas será impulsar su cátedra de la Universidad Complutense de Madrid, que cuesta 180.000 euros públicos. La ministra plantea incluir también allí un programa formativo «sobre los mandatos de la masculinidad hegemónica dirigido de manera prioritaria a empleados municipales y centros educativos».

Como publicó OKDIARIO, en esta cátedra universitaria se ofrece una imagen totalmente estereotipada del hombre y Montero aprovecha para lanzar sus particulares consignas feministas. Así, en el material didáctico que ha sido consultado por este periódico se presenta al hombre como vago, machista o acosador, en una imagen evidentemente alejada de la realidad y que supone un nuevo ataque al género masculino.

Lo último en España

Últimas noticias