Moncloa protege a Sánchez de la posible imputación a Iglesias y deja solo al vicepresidente

En el entorno de Pedro Sánchez quieren evitar que una posible imputación el líder de Podemos pueda afectar al presidente y dejan a su suerte al vicepresidente segundo

(Vídeo: OKDIARIO)

Moncloa no va a mover ni un dedo para salvar al vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, en el caso Dina. Cada día más acorralado por los tribunales, que en cuestión de semanas podrían dirimir si tuvo responsabilidad penal o no en el asunto, en el Gobierno no quieren que este caso les pueda salpicar. Buena muestra de la soledad de Iglesias con el asunto que utilizó en campaña presentándose como víctima es el último movimiento del entorno de Pedro Sánchez.

Presidencia ha decidido blindar al jefe del Ejecutivo de las informaciones que, a diario, apuntalan la implicación del vicepresidente en el caso y ha ordenado silencio. Así se ha exigido también al resto de miembros del Gabinete, a quienes se les ha pedido que no respondan sobre el tema a las preguntas de los periodistas. Cuestionado por ello en la última entrevista que concedió, el jefe del Ejecutivo intentó esquivar el tema sin comprometerse demasiado.

Si hace un año algunos de los ministros socialistas, sin ser aún socios de coalición con los morados, defendían al entonces líder de Podemos, hoy la realidad es bien distinta. El mismo Fernando Grande-Marlaska, que en 2019 exigía al PP que asumiera «responsabilidades políticas» por la «policía patriótica», hoy no tiene «nada que decir».

Desde la mesa del Consejo de Ministros, este martes, la portavoz María Jesús Montero se escudaba al ser preguntada por la cuestión en que «este Gobierno siempre respeta las investigaciones judiciales y sus tiempos». La pasada semana, Montero ya dejó claro que iba a ser «intérprete del señor Iglesias».

Ese silencio impuesto desde el equipo de Sánchez sobre la situación que rodea a Iglesias, se ciñe principalmente en no perjudicar el día a día del Gobierno. Con un verano políticamente complicado, ya que el Ejecutivo está obligado a hacer múltiples equilibrios entre los diferentes grupos parlamentarios para sacar adelante la reconstrucción del país o los Presupuestos Generales del Estado, cualquier sobresalto podría destruir los planes de Sánchez.

Temor por la imputación

Cada día que pasa, en Moncloa, crece el temor a que el vicepresidente segundo acabe siendo investigado en la causa que en la actualidad instruye el juez García-Castellón. Si el juez de la Audiencia Nacional ve indicios claros de la comisión de delito por parte de Iglesias, tendrá que remitir una exposición de motivos razonada al Tribunal Supremo.

Por su condición de aforado, como diputado y miembro del Gobierno, será el alto tribunal quien decidirá si debe solicitar el suplicatorio o no al Congreso de los Diputados, antes de ser investigado formalmente. Eso se podría producir en el mes de diciembre, ya que los plazos son lentos. Antes,  Podemos y el PSOE podrían escenificar una ruptura en función de lo que voten los socialistas en la petición del suplicatorio.

Connivencia con el fiscal Stampa

Desde donde sí se ha reaccionado a toda la información que ha ido apareciendo alrededor de los tejemanejes de Iglesias es en la Fiscalía General del Estado. El Ministerio Público, dirigido por la ex ministra socialista Dolores Delgado, ha anunciado que el fiscal Ignacio Stampa será investigado después de que se conociera, a través de los chats del equipo de abogados de Podemos, que pasó información bajo secreto de sumario a los letrados del partido de Pablo Iglesias en relación con el caso Dina. El fin último de esta estrategia coordinada entre el fiscal anticorrupción y Podemos era destruir a Eduardo Inda y OKDIARIO.

La Fiscalía señala en una nota que abrirá actuaciones para comprobar determinadas informaciones publicadas en los medios de comunicación, sin embargo, el Ministerio Público circunscribe esa investigación únicamente a que existe una posible relación personal entre el fiscal del caso ‘Tándem’ Ignacio Estampa y una de las abogadas que intervenían en esta causa como acusación popular por Podemos «a los efectos oportunos».

Iglesias, desaparecido

A medida que se van conociendo detalles sobre la posible comisión de un delito por parte de Pablo Iglesias, el vicepresidente segundo, se esconde cada vez más. Este viernes participó en su primera entrevista radiofónica, en Radio Nacional de España, donde evidentemente fue preguntado por la cuestión. Usó la respuesta para cargar contra los medios que han destapado toda la trama en lugar de asumir sus responsabilidades.

Hasta este viernes Iglesias había borrado de su agenda los actos institucionales. En una semana sólo ha participado en las obligaciones parlamentarios y ha limitado su presencia mediática a la publicación de varios tuits coincidiendo con la campaña de las elecciones vascas y gallegas, donde tampoco jugará un papel muy importante. Hoy domingo ha participado en un mitin en Vigo, donde ha vuelto a cargar contra periodistas y medios de comunicación, entre ellos el director de OKDIARIO, Eduardo Inda, por el caso Dina.

Lo último en España

Últimas noticias