Más de 7.000 jóvenes quieren ser ertzainas y Otegi estalla: «¡Es un cuerpo que el pueblo rechaza!”

EH-BILDU intensifica su campaña de odio contra la Ertzaintza tras el éxito de su última convocatoria de empleo de 700 plazas.

El líder de EH Bildu asegura que su organización no quiere “un modelo de policía a la española que golpea a la gente” y horas después aparecen pintadas mofándose de la muerte de un agente en diciembre pasado.

Otegui
Arnaldo Otegui encabeza una campaña de desprestigio y odio contra la Ertzaintza desde hace varios meses.

La cantera de la izquierda radical abertzale corre peligro o al menos así lo perciben los líderes de EH Bildu y todos sus satélites en forma de herederos de Batasuna, Segi o Jarrai. Es la única explicación que desde el País Vasco se encuentra a la intensificación de la campaña de desprestigio y odio que en los últimos meses se está cebando desde los ultraizquierdistas vascos con la Ertzaintza.

De hecho, las constantes alusiones a los policías vascos desde el entorno de EH Bildu ha llevado a la queja de las asociaciones profesionales policiales y al mismísimo Gobierno del País Vasco, quienes han coincidido en denunciar la injusticia de este hostigamiento y la irresponsabilidad que supone lanzar una serie de mensajes que provocan inseguridad en los agentes policiales vascos y en sus propias familias.

Fuentes policiales vascas han explicado a OKDIARIO que curiosamente los ataques se han agravado tras la última convocatoria para opositar tanto a la Ertzaintza como a la Policía Local del País Vasco. Se trata de unas oposiciones conjuntas que han tenido un éxito de convocatoria al parecer incompatible con el mensaje que pretende sembrar la izquierda abertzale y que se basa en acusar a la Policía vasca y a quienes la forman de brutalidad en el ejercicio de su labor, represores y violentos. Pero lo que los radicales vascos venden poco a nada se parece a la realidad.

Arnaldo Otegi, el líder de EH Bildu, se refirió a la Ertzaina, otra vez, en una entrevista en la radio pública vasca, dejando varias joyas. Otegi aseguró que su organización no quiere que exista “un modelo de Policía a la española, que golpee a la gente”. Y añadió en otro momento de la entrevista: “Estoy convencido de que hay una gran parte de la población del país que rechaza a la Ertzaintza y buena parte de la Ertzaintza que rechaza a buena parte de este país. Esta es la conclusión de 40 años de historia”.

Ni un solo dato, sólo la palabra de Otegi. Y es que precisamente eso, los datos, es lo que al parecer enerva a la izquierda radical del País Vasco. Mientras Otegi se erige en supuesto portavoz de no se sabe bien qué colectivo, 6.671 ciudadanos del País Vasco se han inscrito para opositar a las 700 plazas convocadas para formar parte de la Ertzaintza y 51 más para acceder a las plantillas de Policía Local vasca. Casi hay 10 candidatos para cada plaza y el siguiente grupo en importancia de inscritos es el que llega hasta los 35 años. De hecho, el 60% de los aspirantes tienen entre 20 y 30 años y según los datos oficiales la estadística ha crecido en los mayores de edad menores de 20 años.

«Otegi no es referente de nada»

Joseba Saralegui, secretario general del sindicato policial EUSPEL, tiene claro el efecto acción–reacción: “Esto es lo que realmente le molesta a gente como Otegi, que ni es referente de nada ni nos va a dar lecciones de nada pero es lo que le queda, dirigirse a un grupo de radicales que no vivieron lo que realmente pasó aquí cuando todavía teníamos que mirar debajo de los coches. No sólo es que haya miles de jóvenes vascos que aspiren a ser policías autonómicos, es que en las encuestas seguimos teniendo el respaldo de la población vasca que nos valora y mucho”.

Pero que Otegi y los suyos ataquen de esta manera a los policías vascos desgraciadamente tiene consecuencias. Ya explicamos en OKDIARIO las recientes campañas de acoso contra los ertzainas y eso es lo que ocurre cuando se realizan declaraciones grandilocuentes de odio. A las pocas horas de que Otegi concediera la citada entrevista unas pintadas y carteles aparecieron cerca del río Urumea en San Sebastián.

En las pintadas y la cartelería podía leerse: “El mejor zipayo es el que está en el río” y “El mejor salto del año”. Los abertzales usan de forma recurrente el término despectivo ‘zipayo’ para ofender a los ertzainas. ¿Por qué estas frases y por qué en ese río? Pues porque allí mismo el 30 de diciembre del año pasado perdió la vida Iñigo Echarri, un agente de la Ertzantza de 47 años que cayó al río dentro de su coche patrulla con un compañero que logró salir indemne del accidente. Iñigo falleció. La investigación concluyo que se trató de un fatal accidente en el que se unieron un cúmulo de fatalidades. Iñigo luchó por su vida y trató de escapar de la trampa mortal en la que se convirtió su coche bajo el agua. Su muerte llenó de dolor a su familia y a sus compañeros. Pero eso a Otegi y a sus cachorros les trae sin cuidado.

Lo último en España

Últimas noticias