Pactos postelectorales

Malestar en las bases de C’s por las reuniones informales con Vox en la Comunidad de Madrid

Militantes de Ciudadanos critican que "en lugar de reunirse con Vox no haya un mayor acercamiento al Partido Socialista" por parte de sus dirigentes, elevando así sus quejas a los coordinadores de las agrupaciones.

Cada contacto informal que un dirigente de Ciudadanos mantiene con un representante de Vox hace saltar las alarmas en amplios sectores de la militancia de la formación naranja, que expresa su malestar en los canales internos de las agrupaciones madrileñas, según ha podido saber OKDIARIO.

Este hecho está pesando en la dirección naranja para tratar de reunirse lo menos posible con Vox, evitando así una foto con la formación de Santiago Abascal que le pueda pasar factura a ojos de una parte significativa de su electorado. El líder de C’s en la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, ya se ha visto al menos dos veces en secreto con la portavoz de Vox en esta región, Rocío Monasterio, sin convocatoria de prensa ni cobertura gráfica.

Entre las bases de la organización centrista hay quienes critican que "en lugar de reunirse con Vox no haya un mayor acercamiento al Partido Socialista", elevando así sus quejas a los coordinadores. Estos responsables apelan en estos casos al decálogo de negociación de C’s y a los criterios de alianzas fijados por la Ejecutiva del partido, que son "líneas rojas inquebrantables".

También dentro de este intento por restar trascendencia a cualquier contacto con Vox en el presente escenario de pactos postelectorales, la secretaría de Comunicación se está empleando a fondo con la remisión de argumentarios a los afiliados.

El pasado martes, día en que Ciudadanos se hizo con la Presidencia de la Asamblea de Madrid gracias a los votos de Vox, el mensaje difundido a la militancia fue dirigido a negar cualquier pacto con Vox. "¿Ha habido acuerdo con Vox para la Mesa del Congreso? ¿Algún voto de Cs ha ido a Vox?", planteaba la dirección naranja. Y la respuesta decía lo siguiente: "Nosotros hemos votado a nuestros candidatos y a los del PP y con esto damos un paso de gigante para seguir avanzando hacia un Gobierno entre C’s y PP en la Comunidad de Madrid". De esta manera, los centristas explicaban que fue el PP el que prestó diputados a Vox para que consiguiera la vicepresidencia tercera de la Mesa, algo que pudieron hacer los populares porque recibieron votos de los naranjas.

Así mismo, el argumentario enviado a los afiliados el martes abordaba si "Ciudadanos negociará un acuerdo de Gobierno que incluya a Vox". Aquí la respuesta no deja lugar a dudas: "Ciudadanos, lo dijimos toda la campaña y lo seguimos diciendo cada día: vamos a avanzar hacia un Gobierno de Ciudadanos y Partido Popular y estamos convencidos que Vox no se va a equivocar votando y no va a permitir que gobierne el PSOE en Madrid, sino que va a apoyar un Gobierno liberal y moderado como propone Ciudadanos".

Segundo nivel

El propio líder de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, se pronunció este miércoles en tales términos al asegurar que su formación no tolerará que Vox ocupe consejería ni entre en estructuras de segundo nivel de un eventual Gobierno bipartito formado por populares y naranjas. "No queremos tripartitos ni fórmulas extrañas en la Comunidad", recalcó en una entrevista Cope.

En este sentido, la Ejecutivo naranja ya acordó por unanimidad cuatro principios de actuación: el socio preferente el PP; allí donde no sean posibles acuerdos con el PP se podrán abrir negociaciones con el PSOE, siempre que se desmarquen de las políticas de Sánchez; los acuerdos de Gobierno serán sólo con PP o con el PSOE sin integrar otros partidos como Podemos, Vox o formaciones nacionalistas; y la Ejecutiva ratificará los acuerdos de Gobierno.

Lo último en España