Los negocios de Álvarez Conde: un máster de sexo con los autores de la ‘Muestra de vaginas’ de Carmena

Enrique Álvarez Conde
Másters impartidos en la Universidad Rey Juan Carlos
Comentar

Enrique Álvarez Conde, director del máster de Cristina Cifuentes, promueve a través del Instituto de Derecho Público de la Universidad Rey Juan Carlos un catálogo de titulaciones que poco o nada tienen que ver con el ámbito jurídico. Entre ellas destaca, en concreto, un máster en Terapia Sexual y de Pareja y otro de Sexología y Género, en colaboración con la Fundación Sexpol, promotora de la polémica exposición de vaginas de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. 

Evidentemente, la titulación llama la atención entre lo que destacan como las principales líneas de investigación de este Instituto: el derecho autonómico y local, el derecho comparado o la reforma constitucional.

No obstante, en los últimos años, Álvarez Conde ha ido abriendo el abanico a nuevas posibilidades, ofertando titulaciones orientadas a la seguridad, como detective privado y ‘odorología forense’—la especialidad dedicada a identificar los olores humanos para resolver, por ejemplo, un crimen—, falsificación documental y peritaje caligráfico o, es el caso, sexología. En el catálogo se pueden ver también cursos de flamenco o de músicas para bandas sonoras. 

La Fundación Sexpol saltó a la polémica por ser los creadores de la exposición ‘GenitArte’, una muestra organizada por el Ayuntamiento de Madrid en un centro cultural.

En ella se mostraban, a la vista de menores, obras sobre órganos genitales, elaborados, precisamente, por los alumnos de estos títulos de postgrado. Su objetivo, según los promotores, era “visibilizar las actitudes que la sociedad actual mantiene en torno a los genitales como órganos secretos, privados, vergonzosos o impúdicos” y reivindicar la “sexualidad libre”. La exposición fue retirada por las quejas de los padres.

Los negocios de Álvarez Conde: un máster de sexo con los autores de la ‘Muestra de vaginas’ de Carmena

Los trabajos eran una sucesión de pinturas y esculturas de vaginas y penes. “Los genitales masculinos son recreados en función de su poder, potencia y energía”, señalaban desde la Fundación, mientras los femeninos “son relegados a olores desagradables, a vergüenzas viscosas: cuevas húmedas y oscuras frente a bastones de mando, cetros, misiles”.

La Fundación y el Instituto ofrecen una amplia flexibilidad para captar alumnos para estos títulos. No es preciso tener una titulación universitaria finalizada, puede estar “en curso”. Hay modalidad a distancia y precios especiales para aquéllos que quieran cursar las dos titulaciones.

Últimas noticias