Los ecologistas cargan contra Carmena por su política urbanística

Los ecologistas cargan contra Carmena por su política urbanística
Ecologistas en Acción manifestándose en Madrid. (Foto de archivo: AFP)

El Ayuntamiento de Madrid tiene otro frente abierto entre sus apoyos: los ecologistas. Proyectos de cooperación entre ambas partes confrontan con otros en los que hay "un notable espacio al entendimiento". El malestar fue máximo al comienzo cuando llegaron a recurrir el incumplimiento de su Pacto contra la Especulación . Únicamente desde el comienzo del año parece que hay un punto más de diálogo. Los ecologistas se suman así a los antidesahucios que ya mostraron su gran descontento con el equipo de Carmena.

"Una de cal y otra de arena", afirman fuentes consultadas por OKDIARIO en Ecologistas en Acción. "No nos cuesta felicitar al Consistorio cuando lo hacen bien, pero cuando se equivocan somos muy críticos", afirman. Los roces son constantes en áreas como Urbanismo, donde reconocen que esperaban una mejor relación que la existente. Del mismo modo, confirman que es "imposible" estar 100% de acuerdo en todos los campos.

"Echamos en falta concretar plazos", "pedimos que no se duerman", o "se necesita mayor contundencia" son algunas de las observaciones que ponen de manifiesto.  No existe una ruptura de los contactos, pero queda patente que las relaciones podrían ser mucho mejores.

"Contradictorio" proceso participativo en Plaza España

Los ecologistas cargan contra Carmena por su política urbanística

El gran encontronazo se cierne contra el área del concejal José Manuel Calvo encargado de Desarrollo Urbano. Ecologistas en Acción afirman que es el área "más conflictiva y complicada de manejar".

Las tiranteces son tales que el 11 de enero se produjo un duro punto de inflexión. Ecologistas se levantó de la mesa en la que se estaba trabajando en torno a la Plaza de España. Chocaron frontalmente con los concejales Calvo y Soto al ver unas intenciones de éstos relacionadas con una consulta a la ciudadanía que carece de todo sentido. "Nos cuesta ver cómo se puede concluir qué opinan los madrileños con estas preguntas", mencionan. Piensan que no están preparados para formular estas preguntas que pueden "predisponer a la ciudadanía".

Una actuación "enrevesada y poco directa", se debería, a su entender, impulsar los proyectos que elaboran los colectivos con experiencia en el campo. Una encuesta puede ser "complementaria" pero no sustitutiva. Acerca del 0,8% de la población madrileña que elegirá por toda la ciudad, creen que es "muy poco" comparado con el total, pero más que las 70 personas que opinaron con Ana Botella en la alcaldía. "Nos cuesta ver la validez de esta encuesta", concluyen.

Consideran que hay zonas en la ciudad mucho "más degradadas" y simplemente reconsiderando el plan para el tráfico rodado –lo que está por confirmar que se vaya a hacer– la plaza mejoraría notablemente. "Habrá que ver qué se hace finalmente", e ironizan "no han convocado un concurso internacional para cambiar el color de los bancos".

Del mismo modo, cargan contra el Grupo Wanda que consideran que "está jugando con el Ayuntamiento y con todos los madrileños". También valoran con prudencia otros temas sobre la mesa: aplauden la eliminación del herbicida glifosato que llega con varios meses de retraso a su demanda o reivindican el proyecto de desviación del río Manzanares para que deje de ser un canal sin vida o los progresos en los protocolos sobre tala de árboles.

Lo último en España