El juez: «Iglesias usó el ‘caso Dina’ para paralizar el fallo sobre Granadinas y tener ventaja electoral»

Pablo Iglesias utilizó «fraudulentamente» el caso Dina para «lograr algún tipo de ventaja electoral» y para «paralizar el fallo en el Supremo de la causa de Granadinas». Esas son las conclusiones que el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón ha remitido en una exposición razonada de 63 páginas al Tribunal Supremo solicitando que se investigue a Iglesias por la comisión de tres delitos: daños informáticos, descubrimiento de secretos –con agravante de género– y denuncia falsa.

El futuro procesal del vicepresidente segundo del Gobierno ha dado un giro este miércoles tras la decisión del juez García-Castellón de solicitar que se investigue a Pablo Iglesias por la comisión de tres delitos. En su exposición motivada, el magistrado concluye que «el análisis de los hechos permite concluir que el proceso se usó fraudulentamente por el Sr. Iglesias para tratar de lograr algún tipo de ventaja electoral». Además, señala que «pese a conocer el carácter falsario de las acusaciones que pretendía sostener, logrando, además, al acusar al Sr. Inda, la paralización del fallo que pendía en la Sala Primera del Tribunal Supremo».

El magistrado se refiere al recurso presentado por Pablo Iglesias contra las sucesivas sentencias que afirmaron que las informaciones que publicó OKDIARIO sobre la cuenta offshore de Iglesias en Granadinas eran «veraces».

Iglesias demandó a OKDIARIO por publicar el pago de la dictadura venezolana de 272.325 dólares en una cuenta a nombre del líder de Podemos en el paraíso fiscal. En abril de 2017 llegó el primero de los varapalos judiciales para el dirigente podemita, que perdió la demanda contra OKDIARIO y contra su director, Eduardo Inda. El Juzgado de Primera Instancia número 84 de Madrid dio la razón a Inda al asegurar que la información publicada en OKDIARIO era «veraz, contrastada y de interés general».

Los posteriores recursos presentados por el fundador de Podemos fueron, de nuevo, tumbados por las distintas instancias judiciales superiores. El último intento de Pablo Iglesias de desacreditar la información sobre su cuenta offshore fue presentar un recurso de casación ante la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo. Esto sucedió a mediados de 2018.

La única vía que tenían Podemos y Pablo Iglesias para conseguir una victoria judicial que se les había negado hasta el momento era vincular a Inda y OKDIARIO con el ex comisario José Manuel Villarejo y el llamado caso Tándem, en el que Podemos estaba personado como acusación popular. Si se demostraba la vinculación entre Inda y Villarejo, el escrito de prejudicialidad podía frenar un pronunciamiento desfavorable, y definitivo, del Supremo en el caso Granadinas.

La estrategia de Podemos, vinculando el caso Dina-Iglesias con el recurso de Granadinas, quedó al descubierto en los chats del equipo jurídico del partido morado que publicó El Confidencial. En ellos, se descubrió la connivencia entre la abogada de la formación, Marta Flor Núñez –para la que el juez pide también la imputación– con los fiscales anticorrupción Ignacio Stampa y Miguel Serrano.

«Quieren ayudarnos en el Supremo»

Podemos, a través de su abogada, tenía información de primera mano sobre el caso Dina-Iglesias. El fiscal Stampa, apodado ‘Ironman’, había intercambiado información directamente con el equipo legal podemita. En el chat la abogada de Iglesias explica a sus compañeros que había «preguntado directamente a ‘Ironman’ por lo de Inda». La respuesta no podía ser más reveladora: «Ha dicho que hay suficiente para paralizar lo del Supremo pero que han estado ahogados con los recursos en agosto. Quieren ayudarnos en esto», decía Marta Flor.

«Lo de Inda» no era otra cosa que el recurso presentado por Pablo Iglesias en el Tribunal Supremo contra las sentencias absolutorias para OKDIARIO en la causa de Granadinas.

Marta Flor y el equipo jurídico de Podemos habían planeado, con total coordinación con los fiscales anticorrupción de Tándem, presentar una querella por falsedad contra OKDIARIO por la publicación del pago de Maduro a Iglesias en la cuenta offshore de Granadinas. Para ello, era imprescindible que los fiscales anticorrupción dependientes de Luzón se pronunciaran en la Audiencia Nacional a favor de la admisión a trámite de la querella. De este modo, tendrían más argumentos para aplazar la decisión del Supremo.

Esta coordinación quedó patente en nuevos mensajes del chat de Telegram. «Hablamos con los fiscales de que tenían que informar rápido porque no nos iba a valer sólo presentar la querella, sino que tendríamos que tener alguna resolución como que los hechos entran en Tándem para tener más asegurada la suspensión por prejudicialidad», explicaba Marta Flor a sus compañeros abogados.

Toda esta estrategia se desechó al iniciarse la investigación del robo de la tarjeta de la ex asesora de Pablo Iglesias, Dina Bousselham. Entonces, Podemos decidió cambiar el rumbo convirtiendo al fundador de Podemos y a su ex asesora en víctimas de una supuesta trama de las cloacas del Estado con Villarejo y Eduardo Inda como principales actores, dado que OKDIARIO publicó en 2016 informaciones relacionadas con el chat de Podemos que tenían su origen en la tarjeta robada a Bousselham. Iglesias y Marta Flor decidieron paralizar la tramitación de la querella contra Inda en el Supremo en base a la pieza de Dina.

Rédito electoral

El titular del Juzgado de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional detalla en su escrito cómo el caso Dina-Iglesias da un giro tras la aparición en un registro de la casa del ex comisario José Villarejo de un pendrive con dos carpetas: DINA 2 y DINA 3. Ambos archivos contenían información que, según detallan las diligencias practicadas, procedían del teléfono móvil de Dina Bousselham, cuya sustracción fue denunciada el 1 de noviembre de 2015.

«Pablo Iglesias ve en la aparición de los archivos DINA 2 y DINA 3 una oportunidad para lograr un rédito electoral, aparentando ser víctima de una actuación del comisario Villarejo», según el juez. En ese momento, el líder de Podemos «ordena Gloria Elizo, a través de Marta Flor Núñez, repetir de nuevo, y a sabiendas de su falsedad, la denuncia en la que se simule la conexión material y temporal entre la desaparición de los objetos de Dina Bousselham y la publicación de las imágenes en OKDIARIO», describe García -Castellón.

Con esta vinculación Iglesias pretendía señalar al periódico que dirige Eduardo Inda de formar parte de una especie de conspiración junto con Villarejo para derrocar al partido, terminando con cualquier posibilidad de que éste accediera a La Moncloa.

Como se puede apreciar en el escrito del juez, todo formaba parte de un montaje de Podemos con su líder a la cabeza y con la connivencia de dos fiscales anticorrupción.

Lo último en España

Últimas noticias