Crisis del coronavirus

El gráfico que deja en evidencia a Sánchez: el virus se disparó cuando el presidente lo dio por vencido

Pedro Sánchez
Fuente: Instituto de Salud Carlos III.

El 10 de junio, Pedro Sánchez proclamaba entusiasmado en el Congreso: «Hemos vencido al virus». Desde entonces, durante varias semanas, Sánchez negaría el riesgo de la segunda ola. Y ello, pese a que desde los organismos oficiales se avisaba de que el Covid estaba disparado. En concreto, el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), dependiente del Ministerio de Ciencia, y que diariamente recoge la evolución del llamado número R -indicador de la reproducción del virus-lo dejaba claro en sus informes. Apenas tres días después de que Pedro Sánchez acudiese eufórico al Congreso, la cifra explosionó otra vez.

El gráfico del ISCIII refleja el «número de reproducción básico instantáneo» (Rt), que indica el número promedio de casos secundarios que cada sujeto infectado puede llegar a infectar en una etapa de tiempo determinada.

El material elaborado por este organismo ofrece una imagen clara de cómo la pandemia experimentó una preocupante evolución justo después de que Sánchez la diese por derrotada.

El 10 de junio, ese número -a nivel medio de toda España- se situaba en el 0,91. Pero el 13 de junio iniciaría ya una larga escalada, hasta más de un mes después. El 15 de julio se alcanzaba una cifra Rt de 1,47, por encima de lo que se considera adecuado para valorar la contención del virus (1).

«Perder el miedo»

Pedro Sánchez, mientras, paseaba orgulloso su mensaje de victoria. El 4 de julio, en la campaña de las elecciones gallegas, animó a los ciudadanos a «perder el miedo al virus» e insistió: «Hemos doblegado la curva. Hemos mantenido a raya al virus. Hoy tenemos bajo control la pandemia». Añadió que si bien no había que «bajar la guardia», tampoco «dejarnos atenazar por el miedo».

«Hay que salir a la calle, hay que disfrutar de la nueva normalidad recuperada, hay que recuperar la economía, hay que disfrutar y ser conscientes de que el Estado hoy está mucho mejor pertrechado para luchar contra el Covid en todos los rebrotes que pueda haber en el país», arengó.

Un día después, repitió el mismo lema en un mitin en Bilbao: «Hemos derrotado al virus y controlado la pandemia y doblegado la curva». El líder del PSOE, además, pidió «calma»  y animó a «convivir con el virus». «Tenemos que ganar la calle, los comercios y las empresas, tenemos que reactivar la economía y recuperar la normalidad», insistió.

Estado de alarma

El resto de la historia es conocida. El Gobierno decretó un nuevo estado de alarma, con una duración insólita, sin control parlamentario y de dudosa constitucionalidad, según los juristas. Hace días que España supera ya el millón de infectados.

Sánchez aprobó la prórroga durante seis meses gracias al apoyo de sus socios de investidura y Ciudadanos. El presidente esquivó la rendición de cuentas ante la Cámara y no fue él, sino el ministro de Sanidad Salvador Illa quien lo defendió. El socialista sólo ha aceptado acudir cada dos meses al Parlamento para informar de la situación, pero no habrá ninguna votación, con lo que la comparecencia no supone ningún tipo de control.

Además, en una nueva improvisación, Pedro Sánchez anunció que el decreto se revisará dentro de cuatro meses por parte del Consejo Interterritorial de Salud -es decir, los consejeros de Sanidad autonómicos (de mayoría socialista) -que podrá determinar el fin o el mantenimiento de las medidas. Entre ellas, el ‘toque de queda’ nocturno y las restricciones de entrada y salida de las comunidades.

Lo último en España

Últimas noticias