VETO A FELIPE VI

El Gobierno reconoce que ha impedido al Rey ir a Barcelona: «Había razones para tomar esa decisión»

El Rey Felipe VI no presidirá por primera vez el acto de entrega de despachos a los nuevos jueces que tendrá lugar este viernes en Barcelona. El Gobierno de Pedro Sánchez decía que no es un veto pero lo cierto es que todo ocurre en plena negociación con ERC para lograr los apoyos necesarios a los Presupuestos. Hoy, el propio Ejecutivo ha reconocido que ha sido su decisión y que «está bien tomada».

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha mostrado su veto con unas polémicas declaraciones: «Yo no digo que no tenga trascendencia, lamento que no esté el Rey presidiendo un acto que para mí es tan emotivo y me parece importantísimo que esté pero creo que en la ponderación de bienes hay momentos en los que hay que sacrificar algo en pro de algo más seguro».

En declaraciones a la cadena SER, Campo ha asegurado además que «tenemos que dar normalidad a las cosas y quien tenía que tomar esa decisión la ha tomado y se habrá tomado sopesando muchas variables».

El titular de Justicia ha dicho que «en la mente de todos está una serie de circunstancias y variables que podrían cuestionar cosas» y que «la mayor obligación que tiene el Gobierno es proteger las instituciones, y la monarquía lo es, y hay todo un paquete de razones que han aconsejado tomar esa decisión y está bien tomada».

Los indultos a los golpistas

Preguntado por la polémica suscitada tras su anuncio este miércoles de que el Ministerio de Justicia comenzará a tramitar la semana próxima las peticiones de indulto para los golpistas condenados por el 1-O, ha explicado que no haber dado trámite a las mismas habría supuesto cometer un delito de prevaricación.

Además ha desvinculado esta tramitación de la negociación con los partidos independentistas catalanes para que apoyen los Presupuestos Generales del Estado.

Por otra parte, ha sido preguntado por la denuncia que el teniente fiscal del Tribunal Supremo, Luis Navajas, hizo en OKDIARIO tras afirmar que compañeros suyos como la ex fiscal general del Estado Consuelo Madrigal trataron de influirle para que no se opusiera a las 21 querellas contra el Gobierno por la gestión de la pandemia del coronavirus COVID-19.

«Me preocupan los reproches en la Fiscalía, No son buenos cuando el Ministerio Fiscal funciona bajo los principios de unidad de acción y dependencia jerárquica», ha dicho.

Finalmente ha informado de que ha enviado un mensaje al presidente del PP, Pablo Casado, «para que reconsidere la absurda posición de no renovar órganos constitucionales» como el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que lleva bloqueado casi dos años, ha recordado, pero ha indicado que aún no ha recibido respuesta.

La versión de Zarzuela 

Zarzuela ha hablado para dejar claro que «el Rey quería ir al acto judicial en Barcelona pero no tiene el refrendo constitucional del Gobierno». La frase ha sido confirmada a OKDIARIO por fuentes próximas a la Casa del Rey. Y el mensaje se complementa con más detalles. Porque el Rey no ha puesto ni el más mínimo obstáculo para acudir al evento, ni ha impuesto ningún requisito adicional a los del resto de años en los que sí ha acudido al acto. «El Gobierno no ha considerado conveniente su presencia», apuntan las mismas fuentes.

Moncloa insiste en que la decisión no se ha tomado por exigencia de los separatistas o por el deseo de no contrariar a ERC en plena negociación de los Presupuestos. Incluso fuentes socialistas se han permitido apuntar al Rey como causa de la anulación de su presencia.

Pero lo cierto es que las palabras de Zarzuela desmienten esas versiones y dejan abierta la puerta a otra interpretación, la de que, efectivamente, Sánchez ha decidido que no es conveniente la presencia del Rey por un motivo de utilidad personal y política suya: agradar al separatismo y afianzar su respaldo.

La versión deslizada al cuerpo judicial, de hecho, resulta aún más increíble. Porque el Gobierno ha sugerido la imposibilidad de garantizar la protección física del Rey como argumento para anular su presencia. Pensar que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado no son capaces de garantizar la seguridad del Rey resuelta un tanto ridículo.

De este modo gana fuerza la versión de que el Gobierno habría vetado la presencia del Rey ante la presión de los partidos independentistas en el marco de las negociaciones de los Presupuestos Generales del Estado. Fuentes del Poder Judicial apuntan a que la Casa del Rey ha comunicado al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) su decisión de no asistir, pese a ser invitado con normalidad como todos los años.

Según han informado las fuentes consultadas, el órgano de gobierno de los jueces cursó dicha invitación, que fue aceptada por la Casa del Rey, ya que contestó expresamente confirmando su asistencia. Sin embargo, el CGPJ recibió una nueva comunicación en la que se informaba de que Don Felipe, finalmente, no acudirá a la entrega de despachos.

Lo último en España

Últimas noticias