MARCHA VERDE SOBRE CEUTA

La Gendarmería marroquí organizó la entrada de 6.000 inmigrantes ilegales a Ceuta por oleadas

Un vídeo muestra muestra a los policías de Marruecos organizando el paso masivo a España para evitar aglomeraciones

Ceuta: Marruecos cierra las fronteras y última hora de la crisis migratoria, en directo

Ver vídeo

El Ejército, la Guardia Civil, la Policía Nacional y la Policía Local de Ceuta se afanan por taponar la brecha fronteriza que ha permitido la llegada de 6.000 inmigrantes ilegales en apenas 24 horas a la ciudad autónoma de Ceuta de los que se calcula que aproximadamente 1.500 son menores de edad. La entrada masiva de ilegales ha desbordado los medios de atención ceutíes que ahora tratan de identificar, dar manutención y situar en cuarentena por Covid a miles de inmigrantes en unas instalaciones que apenas pueden albergar a 200 personas.

Y en medio de la disputa política, la desesperación del gobierno de la ciudad y la estupefacción de la ciudadanía que ha visto sus calles literalmente llenas de personas que huyen a la carrera de cualquier uniforme que los pueda detener, se encuentra la acción protagonizada por Marruecos para prevenir esta situación. Aunque tal vez sea más acertado hablar de todo, lo contrario, inacción, aunque eso sí, muy coordinada.

¿Cómo se han puesto de acuerdo 6.000 personas para protagonizar una violación de fronteras internacionales en las mismas 24 horas? Algunos medios han apuntado a un boca a boca después del primer acceso ilegal que hizo correr la voz de que ayer era el día perfecto para pasar a Ceuta a nado, por las buenas, no sólo sin ser detenido en origen sino asistido en destino.

OKDIARIO dispone de dos evidencias que demuestran que de improvisación hubo más bien poco. Una de ellas son los datos de las transmisiones de radio intercambiadas por la vigilancia de fronteras en el lado español. En cinco tramos horarios distintos y consecutivos se detectó la primera gran oleada de la jornada que se culminó transcurridas casi 24 horas hasta la llegada de 6.000 personas.

En el primer tramo, de las 5 de la madrugada del lunes hasta las 12.30 del mediodía fueron detectados 161 inmigrantes ilegales que habían llegado a nado o a pie hasta territorio español. En la siguiente franja, de 12.30 a 14.40 horas, llegaron otros 76 inmigrantes. Hasta las 17.30 se registró la primera gran oleada: 642 personas.

Pero es que, en apenas 45 minutos, en la franja que abarca de las 17.30 a las 18.15 llegaron a Ceuta casi 1.000 personas de golpe, concretamente 989. Desde entonces hasta las 19.45 se sumaron 894 personas más. La suma de todos estos avisos por radio es de 2.762 inmigrantes ilegales desde las 5 de la madrugada hasta poco antes de las 8 de la tarde, 15 horas de un tránsito nunca visto antes en Ceuta.

Las brechas de entrada hasta llegar a los 6.000 inmigrantes ilegales detectados han sido los espigones que se encuentran al norte y al sur de la ciudad y que se adentran en el mar coronados por una valla metálica que marca la frontera física entre Marruecos y la ciudad autónoma de Ceuta. Algunas fuentes apuntan a que ya están llegando personas del mismo modo a Melilla.

Preparados para nuevas oleadas

¿Y la Policía marroquí? Las fuentes policiales consultadas por este diario aseguran que han bajado los brazos obedeciendo órdenes, pero no sólo cerca de Ceuta y Melilla, también en Tánger o en Dajla, lugares de salida de pateras. Esas mismas fuentes aseguran que las Fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado en Ceuta, Melilla y también en Canarias se preparan para una llegada masiva de inmigrantes ilegales a esos territorios en los próximos días, sino horas.

Sin embargo, este periódico ha tenido acceso a un vídeo grabado en Marruecos durante la salida masiva de sus nacionales hacia Ceuta en el que se aprecia perfectamente qué hizo exactamente la Gendarmería marroquí. Podría entenderse que se vieran superados por el número de personas que llegó hasta la frontera, pero lo cierto es que en el vídeo se aprecia que los gendarmes están colocados varios centenares de metros antes de llegar al espigón fronterizo y que desde allí no sólo no impiden el paso de sus compatriotas, sino que organizan su bajada hasta la playa para darles paso franco hasta la valla que deberán rodear nadando.

Una persona al menos ha perdido la vida en ese corto trayecto a nado y se ha podido ver a agentes de la Guardia civil sacando del agua y cuidando a niños de muy corta edad. El ministerio de Exteriores se afana en resolver esta crisis con Marruecos y lo más urgente será convencer a un país presuntamente ofendido por el Gobierno español por dar refugio al líder del Frente Polisario.

España asegura que si ha dado cobijo a Brahim Gali ha sido «por causas humanitarias» al estar aquejado de un agravamiento de su estado de salud por el Covid. El líder del Frente Polisario ha sido atendido en Logroño y Marruecos ya se quejó por ello días atrás. A eso hay que sumarle que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, rompió la histórica tradición de visitar Marruecos como presidente de España antes que ningún otro país y decidió ir primero a Francia. Con un país así de ofendido se debe sentar ahora España para pedir que vuelva a controlar sus fronteras.

Lo último en España

Últimas noticias