Maíllo trabaja para unir las candidaturas de Santamaría y Casado

Fernando Martínez-Maillo
Fernando Martínez-Maillo, coordinador general del PP. (Foto: PP)

Fernando Martínez Maíllo busca unir las candidaturas de Soraya Sáenz de Santamaría y de Pablo Casado. La operación ha comenzado ya a través de intermediarios. La ex vicepresidenta sabe que para romper el control del aparato del partido por parte de Cospedal necesita llegar a las bases. Y sabe igualmente que la mejor forma de llegar a ellos de una manera apresurada es, precisamente, incorporar a su candidatura la lista que puede tener en estos momentos más penetración en la capa joven de cada sede.

La idea ha partido de Maíllo. Y es que, el número dos de Cospedal no atraviesa por su mejor momento con la también candidata y ex ministra de Defensa. Maíllo siempre fue una figura respaldada por Mariano Rajoy y la secretaria general del PP no vio con buenos ojos su entrada. Más bien al contrario, siempre consideró su presencia como una intromisión y un control.

La dimisión de Rajoy dejó a Maíllo sin defensa dentro del partido y ha buscado recomponerse en un esquema en el que el número de candidatos presentados fuerza a tener que elegir bando.

El plan pasa por unir las dos candidaturas y buscar un encaje, especialmente, aprovechando un ofrecimiento que acaba de realizar Pablo Casado a otra persona y que sería cuestión de transformarlo. Porque Casado ha aceptado liderar su candidatura pero abrazando a Alberto Núñez Feijóo como candidato a la Presidencia del Gobierno. De ese modo, una de las opciones que se baraja en la candidatura de Sáenz de Santamaría es agrupar las candidaturas dejando claro que su diferencia de edad les permite jugar en dos generaciones: ahora con la ex vicepresidenta como candidata a la Presidencia nacional y más tarde dejando el paso a Casado.

Casado, por su parte, sabe que cuenta con el activo de tener un apoyo en las sedes regionales y de no formar parte de una etapa que ha dejado un mal sabor de boca en buena parte de los militantes. Casado aportaría, de este modo, el mensaje renovador y Sáenz de Santamaría la experiencia de Gobierno y de haber ocupado cargos de fuerte responsabilidad.

La ex vicepresidenta, además sabe que si quiere destronar a Cospedal necesita penetrar de alguna manera en el partido. En las capas más mayores será complicado, pero ella considera que la penetración con el mensaje de dar paso a la capa joven puede abrir una fisura.

Sea como sea, las negociaciones se acaban de plantear, y tendrán que ser los dos líderes de candidaturas los que decidan si se puede llegar a un punto de acuerdo.

Lo último en España