Crisis del coronavirus

La falta de material obliga a los sanitarios a esterilizar sus batas aunque pierdan efectividad

El personal sanitario trabaja sin descanso en los hospitales para intentar curar a los miles de pacientes de coronavirus que han colapsado ya los centros. Además de realizar guardias interminables, los trabajadores se enfrentan a la falta de material de protección que ha dejado ya más de 6.000 infectados entre los sanitarios. Una de las últimas medidas es esterilizar las batas para poder reusarlas, acción que -aseguran- reduce la efectividad de las mismas.

El número de profesionales de la salud infectados por el virus no deja de ascender en España. Las cifras enfadan a los sanitarios, que denuncian la pésima situación a la que se enfrentan al no contar con material para protegerse frente al contagio.

Una de las medidas que han comenzado a adoptar es la esterilización de batas para poder usarlas de manera continuada. Sin embargo, los trabajadores denuncian que esta esterilización hace que pierdan la impermeabilidad, y por lo tanto, no sean suficientes para poder prevenir la enfermedad. «Este protocolo se ha hecho para reutilizar las batas, pero si se esterilizan no nos protegen», protestan.

El problema ha sido reconocido por el Gobierno a través de las declaraciones del director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, que confesó que no se podía negar la falta de material. A pesar de ello, lo justificó como «un problema de acceso al mercado» y no como falta de previsión del Gobierno.

Por el momento, muchos profesionales trabajan sin trajes EPI y los sustituyen por bolsas de basura o materiales parecidos para intentar frenar en cierta medida el virus. Otros, han fabricado sus propias mascarillas.

El ministerio de Sanidad ha anunciado acuerdos con China para compras de material por valor de 432 millones de euros. Sin embargo, esta decisión se ha tomado cuando un 13% de los infectados son personal sanitario, lo que provocar bajas considerables en los hospitales y, por lo tanto, déficit de personal para atender a los millares de enfermos que ocupan las camas de los centros.

Lo último en España

Últimas noticias