El último 'capricho' de Pedro Sánchez

Sánchez gasta 12.000 € y contamina como 300 coches diésel para llegar en Falcon a la cita con Iglesias

Pedro Sánchez
Pedro Sánchez.

Pedro Sánchez ha vuelto a demostrar que su gusto por el Falcon no cesa, ni siquiera estando en funciones. El líder socialista ha recurrido de nuevo al avión oficial para regresar a Madrid tras inaugurar el AVE a Granada. Un ‘capricho’ que supone a las arcas públicas 12.000 euros de gasto y tiene una importante repercusión medioambiental: el viaje contamina como 300 coches diésel, según las fuentes consultadas por este periódico.

Sánchez cogió el AVE hacia Granada este miércoles a las 9.15 horas desde la estación de Atocha, en Madrid. Sin embargo, tras conocerse su reunión de esta tarde con el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, optó por volver en Falcon.

El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, que acompañó a Sánchez en el trayecto de ida a Granada en el AVE, tampoco regresó en tren, pero no lo hizo en avión, según informaron desde su departamento. Otras autoridades, como el secretario de Estado de Infraestructuras, Pedro Saura, así como representantes de Renfe y Adif y los medios de comunicación desplazados, sí se subieron al tren para volver a Madrid.

El Gobierno siempre ha evitado informar del coste económico de los viajes de Sánchez, amparándose en la Ley de Secretos Oficiales. Sin embargo, se estima que cada hora de vuelo de los Falcon 900B del Ejército del Aire supone unos 5.600 euros. Una cifra, que nunca ha sido desmentida, y que incluye salarios del personal, combustible y otros gastos. Considerando las distancias entre Granada y Madrid, y que se trata de dos vuelos (ida para recoger al presidente y vuelta a La Moncloa), el coste del viaje ascendería, al menos, a unos 12.000 euros. 

"Huella ambiental"

Pero el Falcon tiene otra importante consecuencia. El presidente en funciones, que presume de compromiso ecologista, ha generado con esta decisión una importante "huella" ambiental. El Falcon es un avión antiguo y pequeño, pero con tres motores, que, según los expertos, provocan un daño importante para la capa de ozono. De hecho, un estudio de la Agencia Europea de Medio Ambiente señala, en este sentido, que el avión es el medio de transporte más contaminante y con más efectos negativos sobre el cambio climático. Un jet como éste dispara esa huella medioambiental, calentando el planeta.

Un estudio de la Universidad de Salamanca estimó que el impacto ecológico del viaje de Sánchez al festival de Benicassim, el verano pasado -a donde acudió a ver a su grupo favorito ‘The Killers’– fue el equivalente a 550 coches diésel.

El trabajo, dirigido por el profesor de ingeniería industrial de la Universidad de Salamanca, Juan Ramón Muñoz, calculó que la cantidad de CO2 emitida entonces a la atmósfera fue de 115.630 kilos, considerando cuatro viajes (el Falcon dejó a Sánchez en Castellón, volvió a Madrid de noche y retornó a la Comunidad Valenciana al día siguiente para recogerle y devolverle a Madrid). En este caso, la distancia entre Granada y Madrid es ligeramente superior (360 kilómetros frente a 315), y son dos viajes, con lo que la estimación sería de unos 300 vehículos diésel, el combustible con el que, precisamente, quiere acabar Sánchez.

Y todo, después de que el dirigente del PSOE hiciese de nuevo bandera de su política ambiental, aprovechando el acto de inauguración del AVE a Granada.

"Tenemos en definitiva que minimizar por todos los medios la contribución del transporte y la movilidad a las emisiones de gases de efecto  invernadero", destacó Sánchez desde Granada. "No me voy a cansar de apelar a la responsabilidad de todas las administraciones, de todas y cada una, porque los retrocesos que algunos defienden en este ámbito tienen un impacto dramático para la sociedad. Un coste que no podemos trasladar a generaciones futuras y que comporta un impacto real, evidente, en la biodiversidad y en la salud de las personas", añadió el socialista.

Cita como líder del PSOE 

Cabe destacar, además, que la reunión con Pablo Iglesias fue convocada por el PSOE -no por La Moncloa-en tanto dichos contactos corresponden a su papel como candidato socialista a la investidura.

Por ello, la eventual excusa en la urgencia de volver a Madrid para citarse con Iglesias no justificaría el uso de recursos públicos, al no tratarse de un acto institucional.

La reunión fue propuesta por el presidente en funciones -que con antelación conocía su agenda de hoy– para avanzar en la conformación del ‘Gobierno de cooperación’ con Podemos.

Se trata del primer contacto entre Sánchez e Iglesias después de que, el lunes de la semana pasada, ambos se reuniesen en La Moncloa. Entonces, el socialista trasladó al líder morado su oferta de un Gobierno sin ministros de Podemos, y reservó a esa formación cargos de segundo nivel, como secretarías de Estado. La propuesta no gustó a Iglesias, que insiste en un Ejecutivo conjunto con el PSOE.

Lo último en España

Últimas noticias