Los ‘errejonistas’ consideran que el salto a la Comunidad es un «trampolín» para la Secretaría General

Iñigo-Errejón
Iñigo Errejón. (Foto: EFE)

El ya ex ‘número dos’ de Podemos, Iñigo Errejón, no se ha tomado como un "destierro" su candidatura a la Comunidad de Madrid. Los suyos apuntan veladamente a OKDIARIO que puede ser un "trampolín" para llegar a la Secretaría General del partido. Eso sí, empezando desde cero y sumando apoyos a la misma política que este fin de semana pasado fue desterrada por las bases en Vistalegre II.

Errejón abandonó sus cargos con la cabeza bien alta por las políticas defendidas. Las mismas que lo llevaron a elegir una alternativa para que, a largo plazo, pueda demostrar que funcionan. Su corriente piensa que el actual momento político no ha ayudado a asentar unas bases de mayor calado electoral para la formación. Sin embargo, Errejón no ha tirado la toalla.

Las fuentes consultadas comentan que la propuesta de Iglesias, hace semanas, era que él fuera el candidato al Ayuntamiento. El planteamiento claro es que Manuela Carmena, con toda probabilidad, no renovará su mandato al frente de la alcaldía y Errejón podría mantener con su tirón el feudo de Podemos en la capital. Sin embargo, el ex ‘número dos’ vio más ‘goloso’ el puesto para la Comunidad. Hacer frente a la ‘popular’ Cristina Cifuentes no es tarea fácil y desde su entorno más cercano ya piensan que si hace buena campaña y "se mantiene" su corriente, ahora mermada en puestos de dirección, volvería a conseguir poder dentro de la formación.

Hablan de un Podemos para Errejón muy a largo plazo, ya que los documentos de Iglesias dejan la puerta abierta a que se mantenga como líder unos 12 años. Fue el ex ‘número dos’ quien defendió en su propuesta de cara a Vistalegre II la limitación de mandatos del secretario general. Errejón propuso limitar el poder de Iglesias a seis años; por nueve que sugirieron los anticapitalistas en sus documentos. Al haber ganado el proyecto de Iglesias, el secretario general podría permanecer hasta 2026, aunque la fecha clave sería en 2024 de cara a las elecciones generales.

El documento ético de la propuesta de Iglesias apuesta por blindar al secretario general dejando al resto de cargos al albedrío de los inscritos. Así, señala que los cargos del partido se comprometan incluso a dejar sus actas si así lo deciden los inscritos en una consulta revocatoria, en línea con el compromiso, que tendrían que adoptar todos los cargos de Podemos, de alentar la participación democrática directa.

Vuelta a los orígenes

La excusa de mandar a Errejón a la Comunidad es la vuelta a los orígenes del ‘Claro que Podemos’, la corriente encabezada por los dos y el ‘núcleo duro’ de Iglesias. El secretario general ha dejado ‘experimentar’ dos años a Errejón y al ver que éste no ha conseguido superar en votos a su rival más fuerte en la izquierda, el PSOE, ahora apuestan por radicalizarse. Comenzar un partido desde cero obviando estos dos últimos años. Es la gran apuesta de Iglesias reforzando los territorios que él considera clave para su objetivo más cercano: las autonómicas y municipales.

Iglesias dejó claro en su discurso cuáles son los feudos que deben de centrarse a partir de ahora: Madrid, Cataluña, Valencia y Andalucía. "En algunos territorios tenemos posibilidades muy interesantes", señaló para indicar que en Andalucía están avanzando posiciones "a pasos agigantados" y que en Cataluña el "nuevo sujeto político" ligado a En Común debe "aspirar a todo". 

En el medio y corto plazo, según Iglesias, Podemos debería estar gobernando en el caso de la Comunidad Valenciana y reeditar la alianza con Compromís, en tanto que en Madrid aspira a repetir en el Ayuntamiento y a acumular fuerzas para derrotar al PP y a Cifuentes con "una candidatura ganadora", en referencia a Errejón.

Otro de los objetivos más próximos es ganarse al PSOE. "Ojalá seamos capaces de desarrollar nuestra capacidad de seducción política para que en el futuro, también con el PSOE, podamos trabajar en un proyecto de país", señaló Iglesias. El líder de Podemos no hizo mención expresa a Pedro Sánchez pero sí aseguró que el Partido Socialista es “un actor que va a ser determinante”. Lamentó que en el presente forme parte de lo que él consideró “el bloque de la restauración”, en relación a su capacidad de pactos con los populares y Ciudadanos.

Iglesias busca volver a la radicalidad del Podemos inicial para que, junto a su Ejecutiva y gobierno en la sombra, acaparen poder territorial y así logren gobernar España. Se les olvida que los movimientos radicales, que tanto mencionan y tan lejos les parecen, no hacen sino dar miedo a una ciudadanía que pide pactos ante un Parlamento que exige acuerdos de mayorías.

Lo último en España

Últimas noticias