PSOE

Santos Cerdán en la diana: el número 3 del PSOE ha fracasado en todos los encargos de Sánchez

Cerdán fue uno de los artífices de la fallida moción de censura en Murcia, el fracaso del PSOE el 4M en Madrid o la debacle en Andalucía y Castilla y León

La detonación del 'caso Koldo' aumenta las sospechas y las críticas respecto a Santos Cerdán

Ver vídeo
Joan Guirado

«Ha fracasado en todo», dice un alto dirigente del PSOE, en referencia a Santos Cerdán. El número 3 del partido, el responsable de la Secretaría de Organización, ha fallado a Pedro Sánchez en los siete principales encargos que el presidente del Gobierno le ha encomendado en los últimos años. En Moncloa y en Ferraz todos le señalan a él como el responsable «de la caída al vacío» que están experimentando los socialistas. Sánchez, por ahora, le mantendrá en su puesto. Aunque la detonación del caso Koldo, el asesor de José Luis Ábalos al que él obligó a contratar trayéndolo directamente de Navarra, puede ser el principio de su declive. Muchos señalan a Cerdán y cuestionan su gestión.

Todo empezó, explican en el cuartel general del PSOE, con la moción de censura en Murcia. Según alardeó él mismo, a principios de 2021, fue uno de los artífices del movimiento con Ciudadanos para echar al popular Fernando López Miras del gobierno murciano. Un error de cálculo confirmó a López Miras en el poder al no prever que varios diputados naranjas les darían la espalda. Y además de perder la moción de censura, el PSOE tuvo que enfrentarse a un adelanto electoral en la Comunidad de Madrid ante el miedo de Isabel Díaz Ayuso de que intentasen repetir la jugada contra ella.

Convocadas las elecciones del 4 de mayo, Santos Cerdán -entonces lugarteniente de Sánchez en Ferraz, al ser el único dedicado en cuerpo y alma al partido-, supervisó una campaña para Ángel Gabilondo de cuerpo a cuerpo entre Sánchez y Ayuso. Dejando en un segundo plano al candidato. Y avivando el miedo a Vox. La presidenta de la Comunidad de Madrid revalidó su cargo con una amplía mayoría absoluta que no tenía anteriormente.

Meses más tarde, en febrero de 2022, el diputado por Navarra lideró la campaña de Luis Tudanca en Castilla y León. Pese a tratarse de unas elecciones autonómicas, la dirección federal quiso repetir la estrategia fallida del 4M en Madrid, con un Pedro Sánchez muy presente. El presidente llegó a protagonizar dos actos diarios al final de la campaña, mientras Cerdán repetía a los periodistas que estaban revirtiendo los sondeos. Tudanca, que la misma noche electoral llegó a presentar su renuncia, que fue posteriormente corregida, pasó de 479.917 votos y ser la primera fuerza a ser segundo con 362.204 votos y 28 escaños. Siete menos de los que tenía.

Cuatro meses más tarde, en junio del 2022, Santos Cerdán se puso al frente de la campaña de Juan Espadas para la Junta de Andalucía. El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno le volvió a confiar a él el intento de recuperar el gobierno andaluz. Pese a que Cerdán se pasó prácticamente toda la campaña en Andalucía, comentando a los periodistas que las sensaciones eran muy buenas, el PSOE logró su peor resultado histórico en esta comunidad.

La siguiente gran prueba de fuego la tuvo el 28 de mayo del año pasado. Con la campaña de las elecciones autonómicas y municipales que también dirigió. El PSOE, bajo la batuta de Santos Cerdán, perdió prácticamente todo el poder autonómico, reteniendo sólo 3 de los 17 gobiernos regionales. Lo mismo ocurrió a nivel municipal, gobernando únicamente 12 de las 52 provincias españolas. Ese descalabro, sin apenas autocrítica, llevó a Sánchez a adelantar las generales para esconder la noticia de la victoria del PP.

Y el 23 de julio, Santos Cerdán se volvió a poner al frente de la estrategia. Convirtiendo a Pedro Sánchez en el primer presidente en ejercicio que perdía unas elecciones. Aunque posteriormente, gracias a incumplir su palabra en distintas cuestiones, logró ser investido en una gran crisis interna que ha tensionado mucho a la organización.

Fruto de ese mal resultado del 23J, a finales de año, Sánchez le encargó pactar la amnistía con Junts per Catalunya. Convirtiendo a Santos Cerdán en el principal interlocutor con Junts. El secretario de Organización del PSOE siempre creyó tenerlo todo bajo control. Y así lo transmitía a Moncloa. A principios de enero aseguró que el 30 de ese mismo mes estarían dispuestos para dar luz verde a la polémica medida de alivio penal. Sus cálculos fallaron y los redactores de la ley y principales beneficiarios de la misma, Junts, la rechazaron en la votación parlamentaria. Nadie entendió nada.

Galicia, este domingo, ha sido el enésimo fracaso del responsable de Organización socialista. Ferraz, con un candidato impuesto por parte de Pedro Sánchez, asumió el control por completo de la campaña de Gómez Besteiro. De nuevo con Santos Cerdán al frente de la maquinaria electoral. Como le ocurrió con Espadas, cosechó su peor resultado histórico en esta comunidad autónoma frente a un PP con mayoría absoluta. También aquí, en los últimos días, Cerdán vendía que iban a echar a Alfonso Rueda de la presidencia gallega.

Lo último en España

Últimas noticias