Junta de Andalucía

La dirección de C’s reprocha a sus consejeros andaluces que se "hayan dejado ver mucho" con Vox

La dirección nacional de Ciudadanos no ha visto con buenos ojos la foto de unidad que los miembros de su partido han mostrado en Andalucía tras la firma de un pacto con Vox y el PP para salvar los Presupuestos autonómicos.

La foto conjunta de los líderes de Ciudadanos, Vox y el PP felicitándose por el acuerdo en los Presupuestos de Andalucía no ha gustado a la dirección nacional del partido ‘naranja’. Los representantes de C’s en la Junta habían logrado evitar una imagen con Vox incluso en las difíciles negociaciones que tuvieron lugar en enero para constituir el denominado Gobierno del cambio. Ahora "se han dejado ver mucho", reprochan desde la cúpula de Ciudadanos en Madrid.

La imagen de la unión entre PP, C’s y Vox que dejó la jornada del miércoles en Andalucía, donde un acuerdo in extremis con los de Abascal permitió al Gobierno de coalición salvar sus primeros Presupuestos, ha molestado a parte de la ejecutiva nacional de C’s.

Desde Madrid no se ha visto con buenos ojos que Juan Marín (vicepresidente de la Junta y líder del partido) y su equipo se hayan dejado ver sin tapujos con Vox. Fotografías en prensa, apretones de manos y sonrisas que no se habían visto hasta la celebración del pleno de aprobación de los Presupuestos.

‘Autorización’ de Madrid

Fuentes parlamentarias aseguran que gran parte de los diputados andaluces de Ciudadanos "querían llegar a un acuerdo antes", pero la ‘autorización’ no llegaba desde Madrid. Si C’s no hubiera cedido, las primeras cuentas no socialistas en Andalucía no saldrían adelante, lo que se hubiese convertido en un fuerte golpe para el Ejecutivo de centroderecha del que C’s forma parte.

C’s jugó un papel inexistente durante toda la negociación. Fue el PP, como reconocen fuentes de Vox, el encargado de mediar entre los de Rivera y Abascal para llegar a un acuerdo común que desbloquease los Presupuestos.

En el acuerdo, firmado minutos antes de la votación decisiva, Vox arrancó un mayor control de las entidades públicas, de las subvenciones y de los gastos en materia de Memoria Histórica. La inevitable cesión por parte de C’s y la posterior puesta en escena con una rueda de prensa conjunta junto a dirigentes de Vox, ha provocado desavenencias entre la delegación andaluza y una dirección nacional que se enfrenta a difíciles negociaciones en el resto de España para llegar a acuerdos en Ayuntamientos y Comunidades Autónomas.

C’s y Vox mantienen un pulso en varios territorios de España, como es el caso de Madrid. La dirección nacional de los ‘naranjas’ ha marcado como línea roja para llegar a acuerdos de gobernabilidad con el PP el hecho de que Vox no esté presente en los Ejecutivos.

Lo último en España