La dictadura lingüística en Baleares deja sin enfermeras a los hospitales de Ibiza y Formentera

Baleares
El Hospital Can Misses de Ibiza

Los hospitales de Can Misses (Ibiza) y Son Espases (Palma de Mallorca) se están quedando sin enfermeras. ¿La culpa? El decreto lingüístico que exige tener un título que acredite el conocimiento de catalán para seguir trabajando en el sector. La bolsa de empleo se ha agotado y ya no quedan más disponibles. Lo denuncia el Sindicato de Enfermería de las Islas Baleares.

El SATSE explica también que se está produciendo el éxodo "de decenas de enfermeras de Ibiza a otras Comunidades Autónomas, ante la perspectiva de exigencia del certificado lingüístico".

El decreto fue aprobado hace unas semanas por a Mesa Sectorial de Sanidad de Baleares, gobernada por la socialista Francina Armengol con la complicidad de Podemos y la formación nacionalista de Més.

Las gerencias de Ibiza y Formentera son las más afectadas por la escasez de personal en las bolsas de empleo y por el decreto del catalán. "Tampoco hay disponibilidad en Bolsa para contratar Enfermeras Especialistas en Salud Mental ni en Ibiza y Formentera ni en Menorca, y que este mismo año puntualmente se ha agotado también la Bolsa de Matronas", apuntan desde el sindicato SATSE.

En ambas gerencias se "están incumpliendo ya el requerimiento legal de exigencia de certificación lingüística" y pidiendo a los empleados la realización de horas extra extraordinarias para suplir la falta de personal. "Cualquier procedimiento de contratación que se inicie en la actualidad y no tenga el respaldo de una convocatoria previa al 1 de junio de 2017 (la Bolsa única de empleo sí dispone de ese respaldo) está sujeto al requisito según la ley 4/2016, ya que el decreto del catalán no ha entrado aún en vigor", puntualizan desde SATSE.

El secretario general del sindicato, Jorge Tera, advierte de que las consecuencias del decreto del catalán irán a peor en los próximos años: "Las enfermeras son profesionales muy cotizadas en cualquier Comunidad Autónoma y por supuesto en el resto de Europa y por eso están empezando a marcharse, sobre todo aquellas con menos arraigo en las Islas Baleares. Pero los verdaderos efectos del decreto se van a ver en dos o tres años, cuando lo que ha sido hasta ahora un efecto llamada se convierta en efecto rechazo"

"Estar tramitando un decreto para excluir a profesionales cualificados del acceso al empleo público en una situación como ésta es una irresponsabilidad", lamenta Tera, al tiempo que pide al Gobierno de Baleares que "dé marcha archa atrás y que no permitan que un criterio político impuesto por el socio minoritario del Govern ponga en peligro la asistencia sanitaria y la gobernanza de la sanidad".

Ibiza se queda sin su única neuropediatra

La isla de Ibiza dejará de contar también con los servicios de su única neuropediatra, Ileana Antón, que trabaja en el Hospital de Can Misses. Ella no tiene el título de catalán que le exigen para poder seguir ejerciendo su cargo.

"Soy interina y la única neuropediatra que hay en Ibiza. Va a haber oposiciones y sin el catalán no puedo presentarme al examen", afirma Antón.

Esta pediatra, originaria de Argentina, lleva residiendo en Ibiza desde hace cuatro años. A pesar de entender y tener conocimientos de catalán, no tiene el título que lo acredite, por lo que el decreto aprobado la empuja a perder su puesto de trabajo en el Hospital.

Últimas noticias