Podemos

Cuando Iglesias justificaba que los hijos de los políticos sufriesen los escraches que ahora critica

Cuando Pablo Iglesias justificaba que los hijos de los políticos sufriesen los escraches que ahora critica. (Vídeo: Intereconomía)

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha recurrido al victimismo para denunciar el acoso ‘fake’ sufrido durante sus vacaciones en Asturias y del que apenas existen pruebas hasta el momento. «No hay derecho a que mis hijos tengan sufrir las consecuencias del compromiso y las tareas políticas de sus padres», aseguró en las redes sociales. Pero hace unos años justificó que los hijos de los políticos sufriesen los escraches que ahora critica.

Fue en abril de 2013, cuando el líder de Podemos acudía con frecuencia la tertulia El Gato al Agua de Intereconomía, y antes de que la formación morada irrumpiese en el panorama político nacional. «Yo creo que es terrible que tenga que haber escraches. Es terrible que a un dirigente político le protesten alrededor de su casa pero es la violencia social que genera la crisis», aseguró Iglesias ante las preguntas del periodista Federico Jiménez Losantos sobre las protestas que estaban recibiendo los dirigentes del PP cerca de sus viviendas.

El líder de Podemos justificó expresamente que los hijos de los políticos deben soportar estos escraches, que entonces convocaba la izquierda. «Mira, Felipe González dijo: ‘Es que el hijo de un político no tiene por qué aguantar que haya una protesta alrededor de su casa’. Y eso es terrible, ¿pero qué pasa, que los hijos de los políticos valen más que los hijos de los ciudadanos que están desahuciando?», defendió Pablo Iglesias. El dirigente podemita también aseguró que «el 80% de los ciudadanos, y lo dicen las encuestas, dicen que los escraches son legítimos».

«Mis hijos no»

El mismo Pablo Iglesias ahora adopta una actitud victimista ante los escraches que sufre y arremete contra quienes organizaron el acoso ‘fake’ que sufrió esta semana durante sus vacaciones en Asturias. «No hay derecho a que mis hijos tengan sufrir las consecuencias del compromiso y las tareas políticas de sus padres, pero hay millares de niños en situaciones mucho más vulnerables. No va conmigo el victimismo», señaló en un mensaje colgado en su perfil de Twitter.

El vicepresidente segundo del Gobierno y su pareja, la ministra de Igualdad Irene Montero, interrumpieron sus vacaciones veraniegas asegurando que sufrían un «acoso fascista» en Asturias. Pero sólo en las redes sociales, porque ni la Policía, ni la Guardia Civil ni la Fiscalía tienen constancia alguna de este escrache, debido a que no existe ninguna denuncia hasta el momento.

Pablo Iglesias

La única prueba presentada por los máximos mandatario de Podemos ha sido una foto difundida en las redes sociales, en la que aparece una pintada con el lema «coletas rata» en una carretera que da acceso a la localidad asturiana de Lena. Ambos decidieron dar por finalizadas sus vacaciones por esta pintada, a pesar de contar con un equipo de 15 escoltas pendientes de su seguridad.

«Naturalizar el insulto»

El propio Pablo Iglesias defendió que había que «naturalizar el insulto y la crítica» hacia «cualquier persona pública», como es su caso y el de Irene Montero. Así lo aseguró el pasado 7 de julio, en una rueda de prensa tras el Consejo de Ministros de aquel día. «Hay que naturalizar que en una democracia avanzada cualquier persona pública o con responsabilidades en la empresa privada esté sometido a la crítica o al insulto en las redes sociales», sostuvo el vicepresidente segundo.

«Creo que es normal en una sociedad democrática que se produzcan críticas y que, incluso, todos los que tenemos una presencia pública y una relevancia a la hora de de participar en los debates, y ahí los profesionales de los medios de comunicación, algunos, lógicamente la tienen, pues creo que la crítica es una cosa normal y propia de las democracias. E incluso las cosas desagradables que vemos en las redes sociales y que no nos gustan a nadie también son normales y yo no sería partidario de que eso se pudiera perseguir», añadió el líder de Podemos

Lo último en España

Últimas noticias