Gobierno Pedro Sánchez

Crece el malestar de Iglesias con su ministra Yolanda Díaz por su alineación con Sánchez

Al vicepresidente segundo le disgusta no contar con el apoyo cerrado de Díaz justo cuando la tensión entre él y Sánchez va en aumento

Sánchez suma a Yolanda Díaz a su núcleo más leal en un Gobierno cada vez más dividido

Yolanda Díaz
Yolanda Díaz y Pablo Iglesias en el Senado. (Foto: Pool)

Las tensiones en el seno del Gobierno de España crecen a diario. Ya no afectan sólo a la relación entre el PSOE y Podemos, las más visibles, pues se producen incluso entre los cinco ministros podemitas del Gabinete de Pedro Sánchez. Así, la relación entre el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, y la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, no pasa por su mejor momento. La actitud de la gallega, que con los meses se ha alineado más con Sánchez que con Iglesias, no agrada al líder morado.

A Iglesias, acostumbrado a que todo el mundo le rinda pleitesía, con un partido piramidal hecho a su medida, no tener a Díaz a su lado en las reuniones del Consejo de Ministros le genera enfado. Al final y al cabo, tras las elecciones del 10 de noviembre, fue él quien la eligió. Pero una vez en el Gobierno no todo es tan fácil. Y no siempre se puede hacer lo que uno querría. La titular de Trabajo «ha entendido muy rápido que gobierna para todos los españoles», asegura un compañero suyo del PSOE, quien añade sobre Díaz: «Es capaz de aparcar sus ideas más profundas por el buen funcionamiento del Ejecutivo».

En el núcleo de Sánchez

Aunque el puente entre el PSOE y Podemos lo siguen formando Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, pese al deterioro de la relación por las deslealtades del vicepresidente en las últimas semanas, Yolanda Díaz ha ido ganando cada vez más peso en el núcleo más cercano a Sánchez. Ese círculo de mayor confianza del presidente, difícil de penetrar, es al que más escucha a la hora de tomar decisiones, aunque después las acabe tomando él solo.

La ministra de Trabajo se fue acercando al jefe del Ejecutivo durante las difíciles decisiones del primer estado de alarma y ahora se encuentra en un segundo nivel de confianza de Sánchez. El primer círculo lo forman únicamente los socialistas más cercanos a él: José Luis Ábalos, Carmen Calvo, Adriana Lastra, Iván Redondo, Félix Bolaños y Santos Cerdán.

Fuentes cercanas al presidente consultadas por OKDIARIO señalan que Yolanda Díaz «le guarda una lealtad profunda» a Sánchez y apoya sus decisiones aunque no siempre sean de su agrado. Una posición muy diferente a la del vicepresidente segundo quien, sobre todo desde el mes de agosto, se está distanciando cada vez más del secretario general socialista para marcar perfil propio en cuestiones sociales.

Recambio de Iglesias

El nombre de Yolanda Díaz suena con fuerza desde hace meses como un potencial recambio al liderazgo de Pablo Iglesias. La ministra, que encabezó las listas por Galicia, está muy bien valorada entre los votantes morados pero también entre los de otras formaciones e incluso políticos de signo contrario. Díaz podría convertirse en la lideresa de Podemos cuando Iglesias deje la secretaría general, bien porque finalice su mandato o porque lo haga de forma prematura por la acción de los tribunales, dada la causa que tiene abierta.

Que muchos la señalen como el recambio del vicepresidente segundo y la vean como el futuro por el cual debe pasar la formación genera ciertas reticencias en el entorno del secretario general. Iglesias y los suyos siempre han preferido que fuese la actual ministra de Igualdad y pareja del actual líder, Irene Montero, la encargada de sustituirle. De hecho, hace poco más de un año, cuando en el PSOE se vetaba la entrada de Pablo Iglesias en el Gobierno, éste dio un paso al lado situando a Montero como candidata a la Vicepresidencia.

Buena relación con otros ministros

No sólo con Pedro Sánchez tiene buena relación Yolanda Díaz. La responsable de la política laboral del Gobierno tiene buen entendimiento con la mayoría de miembros del Consejo de Ministros. Algo que también ocurre con Alberto Garzón, ministro de Consumo, que ha logrado una mayor confianza con el resto de compañeros del PSOE que sus colegas Iglesias, Montero o Manuel Castells. «Es fácil trabajar con Díaz y Garzón», señala a OKDIARIO una ministra socialista. Sonríe al preguntarles si no lo es con el resto de representantes de Unidas Podemos.

Con el único ministro con el cual Díaz mantiene ciertas fricciones es con el titular de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. Entre ellos no hay mala relación. «Es imposible llevarse mal con Yolanda», asegura un ministro del PSOE. Las tensiones entre Díaz y Escrivá, básicamente, se resumen en un tema competencial. Ambos comparten políticas transversales que querrían controlar al cien por cien. No obstante, en los once meses de Gobierno también han tenido alguna discusión por la forma en la que encarar alguna decisión.

Lo mismo ha ocurrido con la vicepresidenta tercera y Ministra de Economía y Competitividad, Nadia Calviño, representante del ala más conservadora y pragmática del Gabinete. Díaz tuvo con Calviño alguna que otra discusión durante el primer estado de alarma sobre la forma de proteger a los trabajadores con los ERTE. Con el paso del tiempo, sin embargo, aunque existen puntos de vista muy diferentes entre ellas, la relación entre la vicepresidenta y la ministra de Trabajo ha ido mejorando poco a poco.

Lo último en España

Últimas noticias