Los gastos del Congreso

El Congreso gasta en pleno bloqueo político medio millón en limpiar sus alfombras

El Congreso de los Diputados licita el contrato de los servicios de limpieza y restauración de los 9.947 metros cuadrados de alfombras de la Cámara.

El Congreso gasta en pleno bloqueo político medio millón en limpiar sus alfombras
Discurso de Pedro Sánchez durante la sesión de investidura. (Foto: Francisco Toledo).

El Congreso de los Diputados ha licitado el contrato de los ‘servicios de mantenimiento, depósito, colocación, restauración, asistencia y catalogación e inventario de las alfombras, tapices, reposteros y baldaquino’. El importe previsto asciende a 497.746,82 euros para los próximos tres años, a contar desde enero del próximo año.

Se trata de un gasto habitual en la Cámara, uno de los más abultados, pero que, en esta ocasión, llega en pleno bloqueo político y tras meses sin actividad parlamentaria. En 2o11, por ejemplo, bajo la presidencia de José Bono, el Congreso  sacó a concurso un contrato de adjudicación, que recayó en la Real Fábrica de Tapices, por un período de seis años y 660.000 euros.

El adjudicatario tendrá que encargarse, entre otros servicios, de la limpieza, el tratamiento anti ácaros, la restauración ‘in situ’ y la catalogación e inventario de las alfombras del Congreso, que se extienden en una superficie de 9.947 metros cuadrados. La Cámara Baja dispone, además de 16 tapices, 15 reposteros, 3 cordobanes y un baldaquino.

Desempolvado y anti ácaros

El pliego de prescripciones técnicas describe el ‘ritual’ con el que se deberá proceder, indicando que "antes del inicio de la época estival, y con carácter anual, se procederá a la retirada de todas las alfombras", que luego se colocarán de nuevo en otoño "en los momentos en que menos se interfiera la actividad habitual de la Cámara".  Una vez recogidas, se procede a la limpieza, que consiste en "un desempolvado profundo y lavado, sometiéndose además a un tratamiento anti ácaros". 

También se detalla el procedimiento de restauración, explicando que "las alfombras que cubren los espacios nobles y principales del Congreso de los Diputados han sido fabricadas mediante procedimientos artesanales de excelencia y diseños de alto valor estético". Las empresas que opten al contrato deberán presentar una "propuesta de restauración" siguiendo "el mismo procedimiento técnico empleado originalmente, es decir, mediante el uso de la misma tipología de nudo y las mismas densidades de tejido, anudado a mano en telar de alto lizo". En un anexo se recogen las necesidades principales, como la revisión de nudos y la restauración de los bordes del tejido o flecos deteriorados.

El contrato estima que serán necesarias 437 horas de trabajo para la "retirada, colocación y unión de alfombras" y 62 para "restauraciones urgentes".

Actividad nula

En los cuatro meses de la última legislatura fallida, sólo se celebraron el mismo número de sesiones plenarias. La de constitución, la sesión fracasada de investidura de Pedro Sánchez y apenas dos plenos ordinarios.

En total, 126 días sin apenas actividad. Los diputados tampoco han tenido tiempo a participar en las comisiones, que se constituyeron el pasado julio tras los sucesivos retrasos de la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, y que sólo se reunieron en media docena de ocasiones.

La nula actividad ha sido incluso peor que en la legislatura, también fallida, de 2016. Entonces, sólo se celebraron media docena de reuniones de comisión (Sanidad, Agricultura, Fomento y Transición Ecológica). La participación en las comisiones permite a los diputados cobrar complementos a su salario.

Lo último en España

Últimas noticias