Paseo por Madrid con Ayuso

Ayuso: «Iglesias es un caribeño con chándal que vive de los demás en mansiones y con séquitos de mujeres»

Ver vídeo

Isabel Díaz Ayuso da un paseo por Madrid con OKDIARIO… Un paseo con ella y con la infinidad de personas que se acercan a animar, felicitar y vitorear a la presidenta de la Comunidad de Madrid. La ‘popular’ acaba de convocar elecciones y ya ha «logrado sacar a Pablo Iglesias de La Moncloa», como destaca. Tiene claro que «Madrid será la peor pesadilla de Podemos», porque la Comunidad «seguirá siendo tierra de libertad, de trabajo, de rebajas de impuestos, e Iglesias es todo lo contrario, el comunismo es todo lo contrario». Y no duda en calificar al ya ex vicepresidente: «Iglesias es un caribeño con chándal que vive de los demás en mansiones y con séquitos de mujeres».

PREGUNTA.- ¿Usted pensaba en algún momento que iba a enfrentarse a Pablo Iglesias, que iba a dejar la Vicepresidencia?

RESPUESTA.- No, desde luego. Hombre, soy consciente de que él no tenía gran vocación de gestión y que lo único que le gusta es el ruido de algarada y está deseando ir a la campaña, que es como mejor se le dan las cosas: manipulando, haciendo activismo a través de según qué amigos en algunos entornos mediáticos y a través de redes, etcétera. A él lo que le gusta es la revolución, el movimiento. Entonces está feliz. Ahora mismo está en campaña y así no tiene que trabajar.

P.-¿Qué ofrece Isabel Díaz Ayuso en estas elecciones a los votantes y qué ofrece Pablo Iglesias?

R.- Bueno, yo sobre todo ofrezco lo que la gente ya ha visto. Ya no tengo que prometer lanzar campanas al vuelo y decir qué voy a hacer porque es que ya lo estoy haciendo. Lo más importante es que estoy tratando a los ciudadanos como adultos: así lo he hecho durante toda la pandemia y así lo he hecho ahora al disolver y pedir que sean ellos los que en las urnas elijan qué quieren para Madrid. Lo primero es tratar a los ciudadanos como adultos. Lo segundo es entender el proyecto de Madrid dentro de España. Y qué quieren aquí los ciudadanos; esa forma de vivir a la madrileña, donde independientemente del país de procedencia de tu comunidad autónoma, lo que quiere el ciudadano es vivir, trabajar y con empuje llevar adelante sus proyectos. Después, y por encima de todo, lo más importante que tiene el hombre, que es la libertad.

Ofrezco futuro, proyectos de futuro, como los que ya hemos venido desarrollando. Estamos ahora mismo con una operación como la de Madrid Nuevo Norte, una operación de viviendas para jóvenes por toda la Comunidad de Madrid, estamos con rebajas de impuestos, con reducción de trabas burocráticas, ayudas al emprendimiento. En definitiva, libertad, flexibilidad, España, futuro. Y Pablo Iglesias es justo todo lo contrario.

P.-¿Tiene sentido volver con esa cantinela? Él ha colgado como tarjeta de presentación una canción de 1908 con una letra que dice «¡comunistas, a la revuelta!». ¿Necesita Madrid comunistas a la revuelta?

R.- Yo creo que lo que necesita Madrid es que dejen a la gente en paz. Cada uno sabe lo que quiere. Para empezar, él no puede hablar por todos, pero lo que necesitan los ciudadanos es seguir trabajando como está haciendo toda esta buena gente, levantándose, peleando, no esperando a que nadie le venga a solucionar la vida. La gente tiene dignidad y tiene su empresa, tiene su bar, tiene su negocio por el que pelear, donde vivimos a nuestra manera, donde además hay tantas oportunidades, donde hay la opción de empezar mil veces de cero en la vida, de elegir un colegio, elegir a qué hora abres o cierras los negocios y lo mismo con la sanidad.

«Es complicado mantener la actividad si se cierran los bares»

P.- Eso se le critica mucho a Díaz Ayuso, precisamente por mantener abiertos esos locales, pero cuando se miran los datos, Madrid es la que mantiene la economía nacional en estos momentos.

R.-Es complicado mantener la actividad y el empleo si se cierran. Yo he mantenido abierta la hostelería en toda esta crisis, evidentemente con cautela, porque a Madrid ya le hemos aplicado bastantes restricciones y hay que seguir adelante. Si el virus va a estar durante todo 2020 y todo 2021, comprenderán que la gente tiene que vivir de algo. Y lo que no puede ser es que una familia o una persona joven, alguien que ha empeñado sus ahorros y ha invertido en crear puestos de trabajo, en tener un negocio, pare y ya vendremos un buen día a rescatarte. Mentira. Porque una persona de 60 años pone, por ejemplo, un bar en Madrid y está pagando 3.000 ó 4000 euros de alquiler con cuatro nóminas, más los pagos a proveedores, más las deudas contraídas. Estamos hablando de que esa gente no ha ingresado absolutamente nada. Marzo, abril, mayo, junio, julio y agosto han sido meses malos para el turismo. En septiembre, octubre y noviembre es cuando me querían hacer lo del stop and go y cerrarlo todo, a ver si alguien te subvenciona y te ayuda; y cuando tú ya has contraído deudas de más de 30.000 ó 40.000 euros, le dices a esa gente que abra el negocio y que ya vendrán a subvencionar ¿con qué? Si se cierra no se abre.

En la mayoría de los casos una multinacional puede resistir, pero más del 70% de las empresas son familiares. Esas empresas no cierran y vuelven a abrir. Ya se verá cuándo y cómo. En el resto del país lo están viendo. Que hay que tener restricciones, claro, y hay que tener cautelas. Lo están haciendo y hay que ir contra quien no cumple, contra esas fiestas que se producen en los pisos. Algunos pisos turísticos y algunas discotecas no han cumplido, ahí es donde hay que poner el acento.

P.-En OKDIARIO hemos publicado que Sánchez ha constituido un equipo dentro de Moncloa para torpedear su campaña. No parece muy lícito utilizar los medios de Moncloa en una campaña electoral de partidos y, además, contra una presidenta de una comunidad autónoma. ¿Qué es lo que está ocurriendo en Madrid, qué batalla es la que se está librando?

R.- Fíjese que yo no he hecho ni siquiera una sola encuesta, porque con el dinero de los ciudadanos no puedes hacer lo que están haciendo ellos desde Moncloa. Pero es que esa utilización ostentosa del poder y de los medios que pagan todos los ciudadanos es algo que trasciende. Y por eso, como bien dice, esto va más allá de unas simples elecciones autonómicas. Es que los ciudadanos ya se han cansado de ver cómo siempre hay un poder, que es del Gobierno de la nación, de Sánchez e Iglesias contra todo lo demás, imponiendo cierres sin explicar por qué, confinamientos sin explicar por qué, ataques desmedidos sobre políticas sensatas que sí estaban funcionando de acuerdo con las zonas básicas de salud.

«El Gobierno de Sánchez ha fomentado la ‘madrileñofobia’»

Tuve que aguantar manifestaciones por «estigmatizar a los pobres» cuando los cierres de zonas básicas de salud se han aplicado en todo Madrid; han atacado constantemente la imagen de Madrid, han fomentado la ‘madrileñofobia’, han dicho que nosotros tenemos «un turismo de borrachera y pandereta», están atacando la fiscalidad de los madrileños, llamándonos «paraíso fiscal», cuando aquí se pelea, se trabaja y se pagan muchos impuestos. La calidad de vida será alta, pero es muy dura: aquí a nadie le regalan nada. Todo eso al final ha hecho que los ciudadanos sientan que son libres y que tienen la potestad de decidir.

Y eso hacía más de dos años que nadie se lo daba y por eso creo que se ve tanta ilusión en la calle como estáis viendo.

P.- Ha cambiado el lema de ‘Socialismo o libertad’ por ‘Comunismo o libertad’ ¿El desafío que se plantea en estos momentos es el de frenar el avance del comunismo?

R.-Desde luego, desde que Podemos entró en las instituciones, la vida política se ha deteriorado completamente, se han roto todos los consensos; es cierto que el Partido Popular y el Partido Socialista tenían proyectos que se estaban desgastando y que había que insuflarles novedades y eso ha sido así. Pero han sido también 40 años de estabilidad y de un respeto por las instituciones y por la ley que son fundamentales si no nos queremos convertir en una república bananera.

Esta gente ha entrado en las instituciones derrocándolas, rompiendo esos consensos, las formas y el respeto. No precisamente el que se dice liberal ha de ponerse en el lugar del que piensa diferente, también sabe que el fin no justifica los medios. Si no, volveríamos a esa ley de la selva y a ese todopoderoso Gobierno contra el ciudadano: eso es lo que ha significado, lo que significa Podemos y el socialismo de Sánchez, que no es socialismo convencional, que está cansado de todo lo que está sucediendo, pero que le representan unas ideas que han casado con las liberales y con las conservadoras y que han hecho así España en estos 40 años.

P.-Pablo Iglesias la ha llamado en su presentación delincuente y criminal…

R.-Fíjese cuando dice la palabra ‘criminal’, cómo se regusta. La palabra ‘crimen’, o ‘criminal’, para alguien comunista, es un paraíso. Disfruta con esa palabra, intentando siempre trasladar odio, y disfruta, está en eso. Por eso, en cuanto ha podido ha abandonado la Vicepresidencia, porque le aburría y se ha venido directamente a las algaradas, que es lo que le gusta: la confrontación, intentar quemar las calles. Yo no descarto que intenten traer a Madrid el mismo odio y el rencor que están trasladando a Cataluña sus amiguetes.

P.- Esta maniobra ¿es una maniobra aislada de Podemos, es conjunta con Pedro Sánchez? ¿Pedro Sánchez se queda aislado en su Gobierno?

R.- Pedro Sánchez está debilitado desde el mismo momento en el que abjura de todo esto. Ha metido en su cama a independentistas, a Pablo Iglesias… Sánchez ha demostrado que ni siente ni padece, pero que tampoco tiene palabra. Por otro lado está Iglesias, que tiene un partido hundido ahora mismo y ha dicho vamos a hacer una cosa: no suelto el escaño, vengo temporalmente a Madrid a intentar reflotar mi proyecto, ya veré lo que hago. Vive de la revolución. Lleva viviendo de lo público desde que estaba en la Universidad. En su vida se ha movido en la empresa privada, como el resto de los mortales, ganándose unos sueldos en base a su trabajo. Vive de los demás.

Es la política del comunista, la del bolivariano con chándal. Vivir de los demás en grandes mansiones, tener a su séquito de mujeres alrededor y hacer las cosas de manera ostentosa. Y cuando toca ‘radical’  tocas las palmas e intentas mover a tus bases, que en muchas ocasiones son personas que están decepcionadas, defraudadas por la suerte que han tenido en la vida y se dejan guiar por estos cantos de sirena.

En otros casos esa política es el fracaso de la falta de diálogo intergeneracional. Para mí, Podemos es la política del que no le importa que todo se destruya porque nada ha construido y eso puede ser desde el que ha vivido siempre sin esfuerzo de alguien, hasta hijos de personas muy adineradas cuya relación está rota. No ha habido grandes diálogos y debates, son aquellos que les encantaría tener una paguita en lugar de salir por las mañanas a pelear, a ganarse su trabajo.

«Pablo Iglesias está acabado»

P.-Un dato importante: deja su cargo, pero no deja el acta de diputado, sigue aforado, ¿Iglesias tiene miedo a los procesos judiciales?

R.- Desde luego, Pablo Iglesias está acabado. La Justicia es lenta en España, pero es implacable y le situará donde corresponde y poco a poco se empezará a saber todo lo que hay detrás de él y por qué siempre está arropado por lo peor, de países como Rusia, Venezuela, Irán, por qué tiene sus tentáculos con sus medios públicos… Toda la verdad se sabrá de una vez. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo. Él mismo se está ahorcando. Madrid va a empezar a ser la peor de sus pesadillas.

Lo último en España

Últimas noticias