De Porta y Quim Torra coinciden en el análisis

Aviso a Puigdemont de sus asesores: “Para tener república hay que perder el miedo a la prisión”

Carles Puigdemont-Toni Comín
Carles Puigdemont y Toni Comín. (Foto: AFP) | Última hora Cataluña

El miedo a la cárcel hace imposible la ‘república’. Los dirigentes del separatismo se tratan entre ellos como héroes cargados de dignidad, pero ya no ocultan en público cuál es la razón que les impide alcanzar sus objetivos. La celda pesa más que la independencia. Y este es el gran obstáculo que ha impedido los que ellos llaman “implementación efectiva de la república”.

Dos personajes destacados del independentismo han coincidido este fin de semana en el mismo análisis: “Para hacer efectiva la república hay que estar dispuesto a entrar en prisión”, ha asegurado Ramir de Porrata, directivo del Círculo Catalán de Negocios y miembro de la lista de Puigdemont. “Cuando volvamos a tener un momento propicio, debemos estar dispuestos a ser tres mil en prisión”, ha explicado Quim Torra, editor, abogado y diputado ‘independiente’ de JxCAT.

No deja de ser curioso que el reconocimiento del miedo a la cárcel como obstáculo para avanzar hacia la independencia lo hagan dos personajes próximos al expresident, escondido en una mansión de Waterloo precisamente por el temor a acabar como su vicepresidente, Oriol Junqueras, y como el compañero de lista al que quiere convertir en su sucesor, Jordi Sánchez.

El independentismo no sabe cómo mantener viva ante su parroquia la ‘república’ proclamada en el Parlament sin efecto alguno ante la fortaleza del Estado y el brazo legal del 155. Sólo tiene un camino para recuperar el Govern, el respeto a la ley, pero eso es volver a la autonomía. De ahí que esté inmerso en una reflexión apuntada el viernes por el propio Puigdemont cuando reconoció que se equivocó al no implementar la declaración unilateral de independencia el 10-O.

Aprender de los errores

Se han cometido errores, sí, pero hay que aprender de ellos para seguir adelante. Es la nueva estrategia. De ahí que los ideólogos del separatismo se afanen estos días por que el ánimo no decaiga entre su parroquia, a la vista de que seis meses después de que el Parlament aprobara su ley fundacional la autodenominada ‘república catalana’ está aún más lejos si cabe.

De Porrata intenta insuflar optimismo a través de Twitter. Cree que la implementación de la ‘república’ es posible si el separatismo sabe extraer lecciones de lo que ha ocurrido hasta ahora. La primera, no volver a desaprovechar “los momentos de energía desatada” como los que se vivieron los días posteriores al referéndum ilegal del 1-O. Cree que volverán momentos de “éxtasis popular” y entonces no habrá que volver a cometer el error de vacilar: “Centenares de miles de personas en la calle son imparables”.

Carme Forcadell a su llegada al Tribunal Supremo (Foto: Efe).
Carme Forcadell a su llegada al Tribunal Supremo (Foto: Efe).

«El miedo no puede condicionar la política»

El otro gran error, a juicio De Porrata, ha sido el espectáculo que los dirigentes del independentismo han dado ante el Tribunal Supremo para esquivar la cárcel a toda costa. Sin citarlos, el empresario deja por los suelos a Carmen Forcadell (“Señoría, soy abuela. No quiero ir a la cárcel”, le suplicó al juez, según El País) y todos aquellos que acataron el 155 para no dormir más entre rejas: “Quien quiera entrar en política para hacer efectiva la república ha de estar dispuesto a entrar en prisión. Los políticos pueden tener miedo, porque el miedo es humano, pero este miedo no ha de coartar ni condicionar la acción política”.

Torra coincide con los argumentos esgrimidos por De Porrata: “Cuando volvamos a tener un momento propicio, debemos estar dispuestos a ser tres mil en prisión. Con todas las consecuencias. Si somos tres mil, no entraremos. Esto es lo que he pensado toda la vida y lo sigo pensando”.

Lo último en España

Últimas noticias