Torrelodones

El ataque de Vecinos por Torrelodones por el Canto del Pico irá a juicio por «daños en bienes históricos»

canto del pico
El alcalde de Torrelodones y el Canto del Pico.

La operación económica y financiera para desarrollar un complejo turístico de lujo en el paraje del Canto del Pico, en Torrelodones (Madrid), parece ralentizarse. El Juzgado de Instrucción número 2 de Collado Villalba (Madrid) dictó un auto el pasado 6 de mayo por el que mandaba a las partes que solicitaran la apertura de juicio oral contra la empresa propietaria del Palacio y los terrenos que la rodean, por «daños sobre bienes de valor histórico, artístico y cultural». El paraje tiene gran valor histórico y despertó el interés en su momento del ayuntamiento de Torrelodones, cuyo alcalde, Alfredo García-Plata, se ha opuesto rotundamente a cualquier iniciativa para dinamizar la zona.

Ahora un juzgado de Collado-Villalba (Madrid) ha transformado las Diligencias Previas incoadas por la Fiscalía de Medio Ambiente, tras la denuncia efectuada por el ayuntamiento de Vecinos por Torrelodones (VxT), en Procedimiento Abreviado para llegar a la celebración de juicio oral. El juez acusa al representante de Stoyan Holding, propietaria de los terrenos y el Palacio,  de los presuntos delitos de «daños sobre bienes de valor histórico, artístico y cultural».

El palacio del Canto del Pico tiene valor histórico, fue construido en 1920 para albergar la colección de arte del conde de las Almenas, allí murió Antonio Maura en diciembre de 1925, presidente del Gobierno en cinco ocasiones; luego durante la Guerra Civil el Palacio se convirtió en la sede del Estado Mayor del Ejército de la República desde donde el general republicano Miaja dirigió la batalla de Brunete. Pero en los años 40 del siglo pasado su entonces propietario, José María del Palacio y Abárzuza, conde de las Almenas, regaló la finca y el palacio al dictador Francisco Franco, que mandó construir una carretera entre el Palacio del Pardo y el Canto del Pico e incluso habilitó una sala para depositar los regalos de Estado que recibía.

El palacete poseía un pequeño claustro del siglo XIV traído desde el monasterio cisterciense de Santa María de la Valldigna (Valencia), también tenía una decena de arcos góticos que en el año 2007 regresaron a Valencia después de que la Generalitat valenciana pagara un millón de euros. Además del pequeño claustro, el Palacio del Canto del Pico albergaba unas columnas góticas procedentes del castillo de Curiel del Duero (Valladolid), unas puertas de las Salesas Reales de Madrid, varios artesonados del siglo XIV de Teruel y diferentes motivos ornamentales de la Colegiata de Logroño y de la Seo de Urgel. Franco lo usaba durante muchos fines de semana: le gustaba pasear por su biblioteca y su entorno natural y se refugiaba allí porque se sentía más seguro.

Los herederos de Franco, en concreto su nieta Maria del Mar Martínez-Bordiú, vendió el palacete ya prácticamente en ruinas y sus 83 hectáreas de terreno a una empresa del sector hostelero, Stoyan Holding, en 1988. Cuando los nuevos dueños quisieron hacer un hotel de lujo se encontraron con la oposición de la Comunidad de Madrid, que bloqueó la construcción en 2001 porque la zona tenía la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) desde 1930.

Sin embargo, el dueño del complejo, la empresa Stoyan Holding, consiguió el 25 de septiembre de 2019, la autorización de la Dirección General de Urbanismo de la Comunidad de Madrid mediante una resolución en la que se permitía finalmente la construcción de un hotel de lujo en el Palacio del Canto del Pico. “En base al informe técnico precedente, y en aplicación del planeamiento urbanístico vigente en el municipio de Torrelodones, procede informar favorablemente el uso de la calificación urbanística solicitada para un ‘hotel con dotaciones complementarias en la finca Canto del Pico’”. 

Pero en julio de 2021 el alcalde de Torrelodones, García-Plata, se citaba en secreto con uno de los dos socios propietarios de los terrenos, tal y como informó OKDIARIO, y el Palacio para tratar de convencerle de que aceptara una permuta por valor de unos cinco millones de euros, aunque una tasación de los propietarios establecía el valor en algo más de 20 millones de euros.

Pero como no hubo acuerdo, la denuncia continuó su cauce y ahora las partes tendrán que contestar al auto del juez en los términos que estimen. Entre los hechos considerados punibles por el magistrado se refiere que «el referido investigado (representante de la propiedad) mantiene el Palacio del Canto del Pico en un estado cercano al abandono, lo que ha permitido un deterioro significativo del edificio (…)».

Lo último en España

Últimas noticias