Así recibe Santurce al etarra Kepa Zubizarreta, del ‘comando Nafarroa’

eta-kepa-zubizarreta
El etarra Kepa Zubizarreta, junto a su familia, recibido como un héroe en Santurce.

La Ertzaintza no intervino. Pero la llegada del etarra Kepa Zubizarreta a su pueblo natal de Santurce este martes fue lo más parecido a un acto de enaltecimiento del terrorismo que se ha visto en los últimos años. Ni las manifestaciones de familiares de presos ni las declaraciones desafiantes de los políticos herederos de ETA-Batasuna. La acogida que le han dado al criminal convicto en la localidad vizcaína fue un auténtico happening etarra.

El terrorista fue detenido en 1996 junto a otro miembro del ‘comando Nafarroa’, Igor Angulo, quien se suicidó en su celda de la cárcel de Cuenca después de permanecer 10 años en prisión, en mayo de 2006. Ahora 20 años después de su arresto, el miembro de la banda terrorista más sanguinaria de la historia de España ha vuelto a su localidad natal tras salir de la cárcel de Monterroso (Lugo), recibido como un héroe, en un acto de humillación a las víctimas de su actividad criminal.

eta-kepa-zubizarreta
El etarra Kepa Zubizarreta saluda a los asistentes a su homenaje, en Santurce.

Ambos naturales de Santurce, la Guardia Civil había intentado capturar a Angulo en su domicilio en febrero de 1995, pero se había dado a la fuga. Sin embargo, el 29 de noviembre de 1996 los agentes lograron detenerlo en Pamplona, a donde había llegado de Francia como miembro del ‘comando Nafarroa’, junto a su amigo y cómplice Kepa Zubizarreta Balboa.

Aún no habían logrado perpetrar ningún atentado, pero en el piso franco que utilizaban de la calle Extremadura, fue hallado un importante arsenal en el que había fusiles de asalto y pistolas, un lanzagranadas con munición de carga hueca, material para fabricar explosivos y otros efectos para la confección de bombas.

eta-kepa-zubizarreta
Bengalas de homenaje al etarra Kepa Zubizarreta a su llegada a Santurce.

La recepción de Zubizarreta ,que vestía una camiseta con el rostro serigrafiado de su compinche, fue multitudinaria, con banderas que reclamaban la reagrupación y la liberación de los presos terroristas, bailes y música regional, y bengalas en procesión formando un pasillo para su homenaje.

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo ha denunciado la inacción de las fuerzas de seguridad ante semejante acto y se ha preguntado públicamente si de verdad han “cambiado los tiempos” en el País Vasco, donde las calles vuelven a estar siendo tomadas por los violentos, que hasta ahora se han negado a pedir perdón por los asesinatos y secuestros, las extorsiones y el acoso a los que sometieron a cientos de miles de vascos durante décadas simplemente por no pensar como ellos.

Últimas noticias