Congreso de los Diputados

PP y C’s retratan a Pablo Iglesias en la equiparación salarial por sus insultos a los policías

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, en el Congreso de los Diputados.
Comentar

Rivera reprocha al líder de Podemos su "emoción" por la paliza a un antidisturbio

Los policías de Jusapol abuchean a Sánchez a la salida de unos premios

PP y Ciudadanos han retratado este martes en el Congreso de los Diputados al líder de Podemos, Pablo Iglesias, en el debate de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) promovida por el colectivo Justicia Salarial Policial (Jusapol) de equiparación con las policías autonómicas y locales. En el Pleno de la Cámara baja y mientras se abordaba la toma en consideración, populares y naranjas han recordado los ataques y los insultos que Iglesias ha dedicado a la Policía Nacional, algo “contradictorio” con que ahora defienda la “integridad laboral” de los agentes.

El primero en poner a Iglesias ante el espejo de lo que dijo en La Tuerka en 2012 ha sido el presidente de Ciudadanos. Albert Rivera ha lamentado que el hoy secretario general de Podemos, que abandonó el plenario tras escuchar  a su diputado, afirmara entonces que le producía “emoción” la paliza dada por unos radicales a un antidisturbio. En concreto, las palabras de Iglesias en aquel programa fueron las siguientes: “Es una imagen muy polémica, muy dura, que hemos visto cuando un grupo de antidisturbios trataban de detener a un manifestante. Hemos visto cómo algunos manifestantes le rodeaban y efectivamente agredían a un policía. Sé que esa imagen se ha utilizado para criminalizar a los manifestantes. Pero tengo que reconocer que a mí me ha emocionado”.

Por su parte, el portavoz del PP en la Comisión de Interior, José Alberto Martín-Toledano, ha hecho alusión a otro momento de La Tuerka en el que Iglesias llamó a los policías “matones en defensa de los ricos”.

Rivera reprocha a Iglesias que su grupo invitara al Congreso a las familias de los agresores de dos guardias civiles en Alsasua

En su intervención, Albert Rivera también ha reprochado a Iglesias que su grupo parlamentario trajera al Congreso a las familias de los agresores de los dos guardias civiles en Alsasua (Navarra). “Ante de la integridad laboral defiendan la integridad física”, ha espetado el presidente centrista a la bancada de Podemos.

Los cuatro grandes partidos han anunciado su voto a favor de la toma en consideración de la ILP (denuncia diferencias de entre 300 y 700 euros), si bien con distintos matices. Mientras Ciudadanos y Podemos (“Aquí es donde tenemos que demostrar el patriotismo”, ha enfatizado Juan Antonio Delgado Ramos) no han puesto en cuestión el contenido de la ILP de Jusapol, que pide ir más allá del acuerdo alcanzado entre el Gobierno del PP y los sindicatos (ahora respetado por el Ejecutivo de Pedro Sánchez), populares y socialistas han mostrados sus reticencias. Los nacionalistas y separatistas directamente se han opuesto por no respetar, a su juicio, la normativa autonómica.

Cláusula octava

En su caso, el PP, que ha observado posibles “defectos legales” en el texto, ha justificado su voto a favor en la palabra dada por Jusapol de que no dinamitarán el acuerdo del pasado, sino que aceptarán cambios en su ILP siempre y cuando exista el compromiso de desarrollar la cláusula octava de dicho acuerdo. Esta cláusula plantea redactar una ley de retribuciones de las Fuerzas de Seguridad que garantice esa equiparación salarial con las policías autonómicas. De esta manera, los populares han emplazado al Gobierno de Sánchez a iniciar una negociación con los agentes implicados para elaborar ese proyecto de ley.

“Reducionista”

Por su parte, el PSOE ha llevado a cabo todo un ejercicio de transformismo parlamentario al decir que apoyaba la toma en consideración de la ILP por respeto a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y luego criticar de arriba a abajo su contenido. De este modo, el diputado socialista David Serrada se ha mostrado convencido de que la ILP de Jusapol no superará en el Congreso los filtros legales. Así, ha calificado el texto de inconstitucional y de plantear un “modelo policial reducionista, pasando por alto los Estatutos de autonomía de las CCAA”. “De salir aprobado, su efecto real sería el contrario: habría trabajadores privilegiados en la Administración General del Estado frente a otros de las administraciones autonómicas y locales”, ha apostillado Serrada.

Según Jusapol, el Ejecutivo de Sánchez ha empezando a aplicar el acuerdo entre Gobierno del PP y sindicatos, que no es sino una “falsa equiparación salarial”. El colectivo denuncia que la subida que ha autorizado Moncloa -162 euros brutos al mes más para los policías y 176 para los guardias civiles- es todavía insuficiente, ya que anda muy lejos de la diferencia de 600 euros de media entre el sueldo de un policía o Guardia Civil y un policía autonómico.

Últimas noticias