Cataluña

Colau quiere cerrar el delfinario del Zoo de Barcelona antes de 2019

El Zoo de Barcelona dejará de tener delfinario antes de 2019 porque, para mantenerlo, debería renovar sus instalaciones, algo que descarta el Gobierno de Ada Colau, que cuenta con el apoyo también de ERC y la CUP y que presentará al resto de grupos municipales esta propuesta en una reunión de este jueves.

Los cuatro delfines que actualmente siguen en el Zoo –dos están por convenio en el Oceanogràfic de Valencia– se trasladarán a otros centros, ha explicado la teniente de alcalde de Ecología, Janet Sanz, junto al concejal de Paisaje Urbano, el socialista Daniel Mòdol; el comisionado de Ecología, Frederic Ximeno; el portavoz de ERC, Jordi Coronas, y la líder municipal de la CUP, Maria José Lecha.

La Asociación Europea de Mamíferos Acuáticos advirtió al Ayuntamiento hace dos años de que no podría tener a los delfines en la actual instalación porque no cumplía con las condiciones, por lo que debía adecuarla antes de empezar 2019, algo para lo que el anterior Gobierno municipal de CiU diseñó un proyecto con un coste de unos 10 millones para ubicar la zona de delfines en la plaza de la Dama del Paraguas.

Sanz ha destacado que construir esta nueva instalación no se adecua con el modelo de Zoo que defienden para el futuro –más centrado en la conservación y en especies autóctonas o amenazadas–, por lo que harán esta propuesta en una reunión del grupo de trabajo sobre el futuro del equipamiento de la tarde de este jueves, que fue creado en marzo con expertos, entidades animalistas, técnicos del Zoo, miembros de su comité de empresa y vecinos, además del resto de grupos municipales.

“Lo que se presenta es una propuesta a nivel político para que se acabe de validar en el grupo de trabajo”, ha dicho Sanz, que ha explicado que el Gobierno municipal de BComú y PSC cuenta con el apoyo de ERC y la CUP para trasladar a los delfines –especie presente en el Zoo desde hace más de cuatro décadas– y suprimir esta instalación.

Sanz ha detallado que no había una partida reservada para estos 10 millones previstos para la nueva instalación, pero ha sostenido que “los recursos que se podrían haber destinado a esto se dedicarán a hacer posible la transición hacia un mejor Zoo para la ciudad“, tras lo que ha señalado que están estudiando qué se ubicará en el espacio que quede libre tras suprimir el delfinario.

Los cuatro delfines –tres de los cuales nacieron en cautividad y uno es de origen caribeño, la mayor, de 35 años– se trasladarán junto a los otros dos cedidos lo antes posible a centros que garanticen su bienestar porque “tienen problemas y están sufriendo una serie de enfermedades”, y Ximeno ha explicado que estudian seis posibilidades de destino que no necesariamente se ubican en el ámbito mediterráneo.

Zoo del XXI

Sanz ha destacado que quieren avanzar hacia un modelo que promueva la conservación, la investigación y que se especialice en fauna autóctona y amenazada, trabajando también su proyecto educativo y en la divulgación de las tareas del Zoo, equipamiento que “muchos barceloneses aman” y sobre el que ha destacado la importancia de sus trabajadores, a los que ha agradecido su compromiso.

“Hay que dejar atrás esos objetivos de tener un plan de colección que parecía más un plan para tener cuantas más especies mejor, porque no se trata de cantidad, sino de calidad”, según Sanz, quien ha avanzado que expertos estudian si alguna otra especie está en condiciones similares y requieren una actuación de urgencia por razones científicas.

Mòdol, Coronas y Lecha

El concejal del PSC –cuyo grupo propuso la creación de este espacio de trabajo sobre el Zoo– ha subrayado que el equipamiento debe tener la misma calidad que se demanda al resto de espacios públicos de la ciudad, y que para avanzar hacia este nuevo modelo, se deben tomar “decisiones que sentimentalmente pueden costar un poco”, en referencia al delfinario, que cree que forma parte de la memoria de la infancia de muchos barceloneses, que podrán generar nuevas experiencias con este futuro modelo, según él.

El portavoz republicano ha sostenido que este proceso “no es sólo una oportunidad para reimpulsar el Zoo, sino para volver a hacer de él un referente” y para marcar tendencia en la transformación de zoológicos en todo el mundo, y ha recordado que ERC promueve que Barcelona se declare ciudad libre de cetáceos en cautividad, para lo que están trabajando en lograr la mayoría necesaria.

Lecha (CUP) ha destacado que este es un paso hacia adelante, pero ha pedido trabajar en el bienestar de otros animales –ha citado a los osos, los felinos, elefantes y jirafas, entre otros–, para lo que ha pedido hacer las inversiones necesarias, y ha defendido: “Este cambio debe ser radical. No lo vemos con nostalgia, sino con satisfacción”.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies

x
¡Síguenos en Facebook!