Itínere

Un juzgado paraliza la venta de Itínere tras un recurso de Globalvía

Sacyr
El presidente de Sacyr, Manuel Manrique. (Foto: EFE)

Globalvía pidió esas medidas cautelares tras la oferta a Sacyr de los fondos APG-Corsair

Sacyr, que controla el 15,5% de la concesionaria, tenía que decidir si le vendía a Corsair este martes o a Globalvía el miércoles

El proceso de venta de Itínere ha quedado en suspenso este lunes después de que un tribunal de Madrid haya aceptado las medidas cautelares solicitadas por Globalvía, una de las dos empresas ofertantes junto a los fondos AGP-Corsair. Esta decisión permite a Sacyr no tener que decidir de momento a quién de los dos vendía su 15,5% en la concesionaria, lo que iba a dar paso a una costosa batalla judicial entre las tres partes.

Porque Sacyr -que ha confirmado la recepción de esas medidas cautelares pero ha declinado hacer más comentarios- estaba citada este martes en Madrid por los fondos APG y Corsair para que firmase la venta de su 15,5% en Itínere.

La encrucijada para Sacyr era que, junto a Abanca (23,8%) y Kutxabank (16,3%), decidieron en abril vender conjuntamente sus participaciones a Globalvía por 723 millones de euros. De esta forma, Globavía controlaría el 55% de la empresa y dejaría a Corsair fuera de la gestión pese a tener el 37,9%. Globalvía había citado a estas tres empresas a firmar la venta un día después, este miércoles, algo que queda también en suspenso tras la decisión del tribunal.

Corsair, que tiene un acuerdo con Liberbank sobre su 5,8% en Itínere, había jugado sus cartas y había ejercido su derecho de tanteo pero solo sobre el 15,5% de Sacyr, igualando la oferta de Globalvía -203 millones de euros-. De hecho, ha comunicado que ya tiene el 59% de la empresa, en referencia a su 37%, el 5,8% de Liberbank y el 15,5% de Sacyr.

Por lo tanto, Sacyr debía decidir este martes si aceptaba el ultimátum de APG-Corsair y firmaba con ellos la venta de su 15,5%, o firmaba el miércoles con Globalvía. Todo esto está ahora en suspenso y queda aplazada la batalla final.

Globalvía, que preside Juan Béjar, estaba en contra del movimiento de Corsair y APG sobre Sacyr al entender que el contrato a tres firmado en julio no permitía ejercer el derecho de tanteo sobre uno solo, sino conjuntamente a los tres.

Batalla judicial larga

Se aplaza por tanto el destino final de una empresa que gestiona 557 kilómetros de autopistas de peaje en España y el año pasado facturó 274 millones. Se aplaza pero se complica aún más su final con un nuevo proceso.

Los tres tienen abierto en Madrid un arbitraje contra Corsair denunciando el pacto entre estos accionistas. Sacyr, Abanca y Kutxabank argumentan que Corsair nunca les facilitó la venta de su participación como se había comprometido. Este arbitraje acabó en junio y está prevista la sentencia en breve.

Lo último en Economía