anuncian movilizaciones en Madrid si no rectifica

Los regantes se unen al estallido en las calles: Ribera les vende agua desalada al triple de lo legal

industria electrointensiva
Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica.

Ganaderos, policías, funcionarios de prisiones… y ahora, también los regantes. El estallido social en las calles contra la gestión de Pedro Sánchez crece cada día. En el caso de los regantes los motivos son varios. Uno de ellos es el precio que les quiere cobrar Acuamed, empresa pública dependiente del Ministerio de Transición Ecológica que dirige Teresa Ribera, por el agua de la desaladora de Torrevieja, que es casi el triple de lo que marca la ley.

«Nos están ofreciendo 0,81 euros por metro cúbico para el año próximo. Es una barbaridad porque además puede subir todavía más en función de lo que cueste el MWh porque las desaladoras gastan mucha electricidad», explica Lucas Jiménez, presidente del Sindicato Central de Regantes del Tajo-Segura.

«Es un precio ilegal. Sólo pedimos que se cumpla la ley de 2018, que marcaba un precio máximo del agua desalada de 30 céntimos de euro por metro cúbico», señala Jiménez. «A ese precio es imposible competir y es imposible regar los campos. Sobre todo porque en otras cuencas de España el precio que están pagando es mucho menor. Y si el agua no es desalada, sino de superficie, el precio que están pagando nuestros compañeros en el resto de España es de cuatro céntimos por metro cúbico», insiste.

Cuatro céntimos el agua de superficie frente a 81 céntimos el agua de las desaladoras que puso en marcha el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero después de vetar el Trasvase del Ebro que ideó José María Aznar. Los expertos advirtieron en ese momento que el precio del agua desalada era más cara y que no era competitiva, algo que negó Zapatero.

«Tenéis mucho agua en el mar, nos dicen a los regantes del Levante. Sí pero, ¿a qué precio?», se pregunta Jiménez. «Lo que pedimos es fácil, es sólo que se cumpla la ley que dice que el precio debe ser 30 céntimos de euro», insiste. «Muchos compañeros ya nos están diciendo que en enero dejarán de producir si siguen estos precios», explica Jiménez. «La extorsión del Gobierno no es el camino», advierte. En los próximos días está prevista una reunión con el Ministerio de Ribera para tratar de alcanzar un acuerdo. Si no, habrá movilizaciones en enero en Madrid. 

Eliminar el trasvase del Tajo

Pero el motivo de las movilizaciones no es sólo el precio de la desalación. También está el tema de la modificación del caudal ecológico de los ríos que, en el fondo, implica la eliminación del trasvase del Tajo-Segura y ahogar a miles de regantes de Murcia, Valencia y Andalucía. «Se quiere elevar el caudal ecológico de los ríos por encima de los 6 metros cúbicos. Todos estamos de acuerdo en dejar un planeta mejor a nuestros hijos, pero creo que también hay que respetar los usos económicos del agua», señala.

«Es una cuestión clave. Van a estar todas las asociaciones en las movilizaciones si no cambian las cosas. Todas», advierte.

Lo último en Economía

Últimas noticias