‘Positive Motion’: la nueva estrategia de Cepsa para liderar la transición energética

‘Positive Motion’: la nueva estrategia de Cepsa para liderar la transición energética

Cepsa aspira a convertirse en un líder de la movilidad y la energía sostenibles en España y Portugal, y ser un referente de la transición energética a través de su nuevo plan estratégico. Para ello, se transformará en una empresa enfocada a las necesidades de sus clientes, con el objetivo de ayudarles también en su propio proceso de descarbonización.

Cepsa invertirá hasta 8.000 millones de euros en los próximos diez años para liderar la transición energética en España y Portugal, tal como refleja su nueva Estrategia 2030, ‘Positive Motion‘. De hecho, más de la mitad de su EBITDA procederá de negocios sostenibles antes de 2030, el mismo año en el que reducirá un 55% sus emisiones de CO2 de alcance 1 y 2, y entre un 15% y un 20% de las de alcance 3, situándose así entre las compañías más ambiciosas del sector.

Otro de los objetivos de la compañía es alcanzar cero emisiones netas en 2050 e ir más allá (‘Net Positive’) y, para ello, llevará a cabo grandes proyectos como la creación del principal ecosistema de movilidad sostenible y la mayor red de recarga eléctrica ultrarrápida en carretera de la península ibérica.

Cepsa también transformará sus estaciones de servicio, la segunda mayor red de Iberia, en espacios digitalizados de ultraconveniencia y restauración. Además, se ha fijado el objetivo de convertirse en líder de hidrógeno verde en España y Portugal con una capacidad de producción equivalente de 2 gigavatios (GW), liderará la fabricación de biocombustibles. También desarrollará una cartera de proyectos de energías renovables, solar y eólica, con una capacidad de 7 GW para consumo propio, de los cuales 1,5 GW ya tienen conexión a la red.

Maarten Wetselaar, CEO de Cepsa, ha detallado que la compañía comienza un ambicioso viaje para transformarse: «Ser un motor clave y facilitador de la transición energética. Cepsa es lo suficientemente pequeña para moverse con rapidez, a la vez que lo suficientemente grande para ser un líder en la creación de una economía más verde, justa y sostenible».

Por ello, ha anunciado, «nos asociaremos con nuestros clientes para desarrollar soluciones de descarbonización para su demanda energética y, por supuesto, también abordaremos nuestra propia huella de carbono. Las moléculas verdes son esenciales para la descarbonización de sectores complejos, como el transporte pesado, la aviación o el tráfico marítimo, y Cepsa tiene una ventaja competitiva gracias a sus muchos años de experiencia en la producción y manejo de esta fuente de energía».

Además, Wetselaar ha destacado que cuentan con «un equipo altamente cualificado y comprometido, y con enclaves estratégicos en el sur de España que presentan unas condiciones óptimas para el desarrollo de moléculas y electrones verdes que ayudarán a crear un mundo ‘Positive Motion’».

Movilidad y combustibles sostenibles, y energías renovables: las claves de la transformación

En la Estrategia 2030 de Cepsa, la descarbonización del transporte por carretera y la movilidad del cliente final tendrán un papel fundamental. La compañía desarrollará el mayor ecosistema de movilidad eléctrica en España y Portugal, junto a Endesa, desarrollando la más amplia red de recarga ultrarrápida en carretera, que alcanzará una ratio mínima de un cargador de 150 kW cada 200 kilómetros en las principales carreteras y vías interurbanas.

Cepsa, que actualmente es uno de los principales productores españoles de hidrógeno, liderará en 2030 la producción de hidrógeno verde en España y Portugal, con una capacidad de producción equivalente de 2 GW. De este modo, se convertirá en un referente en la importación y exportación de esta energía al continente europeo, África y Oriente Medio, gracias a la localización privilegiada de sus instalaciones.

La compañía energética también impulsará la demanda de hidrógeno verde en el transporte por carretera, para lo que se ha fijado la meta de establecer en 2030 una estación de repostaje cada 300 kilómetros, en los corredores que conectan España con Europa.

Paralelamente, su amplia experiencia en producción y suministro energético y su conocimiento técnico permitirán a la compañía liderar la producción de biocombustibles de segunda generación, con una producción de 2,5 millones de toneladas al año en 2030, fomentando así la economía circular.

Asimismo, Cepsa se convertirá en un proveedor de referencia de combustible sostenible para la aviación (SAF), con una producción anual de 800.000 de toneladas. La compañía representa a día de hoy el 35% del mercado de suministro energético para el sector aéreo en España.

Para llevar a cabo esta nueva estrategia, Cepsa apostará por convertir sus refinerías en parques energéticos diversificados y sostenibles. Estas instalaciones están estratégicamente situadas en el sur de Europa, junto a los principales puertos, lo que proporciona a los grandes clientes industriales un acceso privilegiado a los mercados clave. La compañía implementará tecnologías basadas en la inteligencia artificial y analítica avanzada para optimizar sus procesos y reducir el impacto ambiental de la actividad de sus centros industriales.

En el ámbito de las energías renovables, Cepsa desarrollará una cartera de proyectos de energía solar y eólica para su propio consumo, con una capacidad de 7 GW, de los cuales 1,5 GW ya tienen conexión a la red.

Lo último en Economía

Últimas noticias