Seopan

La patronal constructora pide peajes en las entradas a las ciudades

Imagen de una autopista
Imagen de una autopista

Seopan propone una serie de medidas para evitar las dificultades del tráfico en las zonas urbanas

Los peajes servirían para financiar el mantenimiento de la red

La patronal de las grandes constructoras Seopan quiere que sus empresas asociadas formen parte de la solución a la movilidad frente a los problemas de contaminación y de tráfico que están en el centro de la agenda política, especialmente en las grandes ciudades. Y se ha vestido con el traje social para decir que "el modelo actual de infraestructuras viarias fomenta la desigualdad social dentro de España y en comparación con la mayoría de países europeos". A través de un estudio encargado a la consultora A.T. Kearney, la patronal presidida por Julián Núñez ha realizado unas recomendaciones sobre cómo mejorar el tráfico.

Seguramente de entre todas las propuestas, la más llamativa y novedosa es "extender un modelo de tarificación en toda la red de vías de gran capacidad". Según han asegurado, las tarifas deberían tener en cuenta que se pague cuanto más se consuma o más se contribuya a deteriorar las vías. Por lo que los vehículos normalmente de menor precio, que son los que más contaminan por ser los más antiguos, serían los más castigados.

También propone la consultora contratada por Seopan incluir "carriles tarificados al nivel de congestión", es decir unas zonas con peaje por las que se pudiera pasar sin que hubiera tanto tráfico permitiendo siempre "una alternativa libre de pago". Según indica el trabajo de A.T. Kearney, estos carriles reduciarían entre un 30 y un 50% la congestión en horas punta en días laborables, y ahorrarían a los conductores "hasta 150 horas al año".

Las tarifas propuestas

En el estudio se tienen en cuenta dos escenarios. El escenario 1 incluye una tarifa de 1 céntimo/kilómetro para vehículos ligeros y 5 céntimos/kilómetros para vehículos pesados. Estas tarifas recuperarían 1.424 millones para resolver el déficit de inversión y también los 60.000 euros anuales por kilómetro de carretera que se necesitan.

En el escenario 2, las tarifas serían de 3 céntimos/kilómetro para vehículos ligeros y 14 céntimos para vehículos pesados, lo que serviría para cubrir el déficit de conservación y mantenimiento de toda la red no tarificada.

Según las simulaciones realizadas, que se llevarían a cabo sobre todo en las áreas metropolitanas de Madrid y Barcelona, en la capital se buscaría actuar poniendo tarificaciones especiales en la A-6, el tramo norte de la M-40, la A-2 y la A-1. Por su parte, en Barcelona sería en la A-2, la B-23 y la C-58, todas ellas de entrada a la ciudad.

Según el estudio, la capital catalana es la ciudad española donde más horas pierde cada conductor al año en su vehículo: 119 horas. Le sigue Madrid, con 105, Sevilla con 85 y Valencia con 74 horas. Este tiempo perdido en atascos supone un coste de hasta 5.500 millones de euros frente a los 16.000 de todos los costes externos.

Lo último en Economía

Últimas noticias