Primer trimestre de 2019

Otro aviso para Sánchez del frenazo que viene: cae la petición de dinero a la banca de empresas y familias

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada a un acto electoral esta semana. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada a un acto electoral. (EFE)

Se acumulan los datos económicos que apuntan a una desaceleración económica más fuerte de la prevista por el Gobierno de Pedro Sánchez. Como ya hiciera José Luis Rodríguez Zapatero en 2008, el nuevo presidente socialista ha aprobado nuevas partidas de gasto público que elevarán el déficit pese a los numerosos avisos ya del frenazo económico mundial.

Los últimos avisos se han producido este martes. Porque no es solo que el Fondo Monetario Internacional (FMI) haya decidido rebajar en una décima el crecimiento de la economía española, hasta el 2,1%, después de varios informes de previsiones mundiales sin ‘tocar’ a España. Para Alemania e Italia, aún peor: medio punto de bajada.

Pero, además del FMI, otros dos datos ponen de manifiesto lo que muchos expertos están avanzando y el Gobierno del PSOE se niega a reconocer: el frenazo económico será brusco y la economía española está peor preparada que en 2008 para hacerle frente -más endeudada-.

Se trata de la demanda de crédito para consumo, es decir, el dinero que los particulares piden a los bancos para comprar electrodomésticos u otros bienes de consumo. Según los datos del Banco de España del primer trimestre de 2019, basado en una encuesta entre las diez mayores entidades del país, el crédito para consumo de familias ha caído entre enero y marzo por primera vez desde finales de 2016.

De acuerdo con el Boletín del Banco de España, una de las razones de esta caída en la petición de crédito a la banca de las familias para consumo -que anticipa una caída del consumo interno, clave en la evolución del PIB español tras el empeoramiento de las exportaciones- es el empeoramiento de las perspectivas económicas en general. Otra razón apuntada por la institución es el aumento del uso de los ahorros para estas compras. Sí ha aumentado, ligeramente, el crédito para la compra de vivienda.

Créditos a empresas

Además de la bajada de la demanda en las familias para consumo, las entidades españolas han indicado al Banco Central Europeo (BCE) que durante el primer trimestre del año se ha producido una caída en la demanda neta de los préstamos solicitados por las empresas. España, junto a Italia, lidera los descensos en la Unión Europea.

En el caso de la financiación de hipotecas, España registró un aumento al igual que el resto de países europeos, salvo Italia, según los datos enviados al BCE. En definitiva, menos actividad económica.

Todo esto mientras unos expertos auguran un frenazo importante y otros, más cercanos al Gobierno, pronostican que España no se verá afectada de forma importante. Es exactamente lo que pasó en las semanas previas a las elecciones de 2008, que volvió a ganar José Luis Rodríguez Zapatero.

Lo último en Economía