Economía

Lagarde pone fecha: el fin de los tipos negativos en la Eurozona llegará en septiembre

Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo (BCE), está comprando casi todo el bono español
Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo (BCE), está comprando casi todo el bono español

«Viendo el contexto actual, es probable que a final del tercer trimestre estemos en posición de abandonar los tipos negativos». Con esta frase publicada en un post de la web del Banco Central Europeo, su presidenta, Christine Lagarde ha dado la fecha que el mercado llevaba días esperando. En esta publicación, también se ha detallado que el aumento de los tipos de interés se produzca en el mes de julio, siguiendo con la postura que hasta ahora había mantenido el regulador.

«Espero que las compras netas bajo (el programa) APP terminen muy temprano en el tercer trimestre. Esto nos permitiría una subida de la tasa en nuestra reunión de julio, en línea con nuestra orientación a futuro», señala la francesa en un artículo publicado en el blog del BCE. Asimismo, la presidenta de la institución apunta que, sobre la base de la perspectiva actual, es probable que la entidad esté en condiciones «de salir de las tasas de interés negativas para finales del tercer trimestre».

En su opinión, el desplazamiento notablemente al alza de las perspectivas de inflación hace apropiado que las variables nominales se ajusten, y eso incluye las tasas de interés. «Esto no constituiría un endurecimiento de la política monetaria; más bien, dejar las tasas de política sin cambios en este entorno constituiría una relajación de la política, que actualmente no está justificada», defiende.

En cualquier caso, Lagarde subraya que la próxima etapa de normalización de la política monetaria del BCE debería estar guiada por la evolución de las perspectivas de inflación a mediano plazo. «Si vemos que la inflación se estabiliza en un 2% a mediano plazo, será apropiada una mayor normalización progresiva de las tasas de interés hacia la tasa neutral», advirtiendo de que el ritmo y la escala general del ajuste no pueden determinarse ex ante.

De este modo, si la economía de la zona del euro se estuviera sobrecalentando como resultado de un shock de demanda positivo, para Lagarde tendría sentido que las tasas oficiales se elevaran secuencialmente por encima de la tasa neutral. No obstante, ha advertido de que la situación se complica actualmente por la presencia de choques de oferta negativos, que crean más incertidumbre sobre la velocidad con la que disminuirán las actuales presiones de precios, sobre la evolución del exceso de capacidad y sobre la medida en que las expectativas de inflación seguirán ancladas en nuestra meta.

«En tal escenario, existen argumentos a favor del gradualismo, la opcionalidad y la flexibilidad a la hora de ajustar la política monetaria», asegura. A este respecto, Lagarde reitera que el BCE, en caso de que fuera necesario, puede diseñar y desplegar nuevos instrumentos para asegurar la transmisión de la política monetaria a medida que avanza en el camino de la normalización.

Lo último en Economía

Últimas noticias