Entrevista al presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España (Amcham)

Jaime Malet: “Hoy en día no se invierte ni un euro en Cataluña”

Jaime Malet - Trump
Jaime Malet, presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España. (Foto: Amcham)

"Además del traslado de los domicilios fiscales y sociales de las empresas, hay mucha gente que ha paralizado inversiones en Cataluña. Hay excepciones, como Amazon, que dijo hace unos días que seguiría invirtiendo en la región. Pero, hay un parón enorme: hoy en día no se invierte un euro en Cataluña", lamenta el presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España (Amcham), Jaime Malet, en una entrevista a OKDIARIO.

Malet, que nació en Barcelona hace 53 años, asegura que lo que se está viviendo en Cataluña es "terrible". Los inversores extranjeros están observando los toros desde la barrera para mover ficha -o no- en Cataluña. Pero, el presidente del organismo lo tiene claro: "si tienen oportunidad de irse a un sitio igual de ‘simpático’, pero donde no haya gente que no cumple leyes, manifestaciones constantes o intentos de corralitos frustrados, invertirán en otros lugares". Sobre todo, cuando se refiere a empresas de i+D, fábricas, sectores regulados o que tengan que ver con la seguridad jurídica y la tecnología.

Lo cierto es que los efectos del procés no sólo se notan en el frenazo a la inversión. La noticia por excelencia es la fuga de empresas de Cataluña que, hasta a día de hoy, sigue siendo incesante -ya van 2.498-. La aplicación del artículo 155 ha aminorado la sangría continua de compañías, pero el presidente de la Cámara de Comercio de EEUU en España subraya que las empresas tienen la artillería preparada para marcharse. “Hay un poco más de calma porque el artículo 155 ha dado una estabilidad que no existía. Este goteo tendría que paralizarse, pero todo dependerá de lo que suceda en las próximas semanas: hay elecciones y habrá que ver qué hacen los líderes políticos. Lo que necesitan los inversores y empresarios para crear riqueza y puestos de trabajo es que las cosas se relajen. Si vuelve a suceder lo mismo, las empresas seguirán sacando sus domicilios fiscales y sociales y seguramente también otras cosas más”.

Eso sí. Serán las empresas las que lo comuniquen porque Malet nunca da nombres. “No es mi función. Tengo ejemplos concretos y conversaciones directas” con las compañías que forman parte del organismo. Y apunta: algunas tienen un botón rojo para salir de la región.

Algunas compañías tienen billete de vuelta

Algunas compañías que han abandonado Cataluña para ubicar su sede social en otra región se han marchado con billete de vuelta abierta. Aunque eso sí: su regreso dependerá de cómo se desarrollen los acontecimientos en las próximas semanas. “Creo que las empresas han tomado decisiones muy rápidas con respecto al traslado de los domicilios sociales y fiscales. Antes de que esas realidades se consoliden y de que tengan que mover sus centros de gestión o dirección, esperarán a ver si pueden retrotraer lo que han hecho este último mes. A nadie se le escapa que cambiar de sitio a la gente o despedir a gente para contratar a nueva en otro lugar es una cosa incómoda y triste”, indica.

No todas las empresas van a volver, señala Malet, pero “si hay un cambio en los discursos, en la forma de hacer política y las cosas se calman, muchas querrán volver donde tienen su hábitat natural y donde han estado muchos años. Aunque, estoy convencido de que algo se ha perdido, pase lo que pase”.

Esto tiene su impacto directo en la marca Cataluña. El presidente de Amcham afirma que hoy en día “es una marca tocadísima. Para la gente normal, para los inversores, para las familias, no es un sitio que sea ejemplo de nada”.

No solo la marca Cataluña se ve arrastrada por la situación política, también la imagen que tiene el resto del mundo de ella. Concretamente, en Estados Unidos es difícil generalizar una opinión, explica Malet. “En el público en general, lo ven con mucha distancia. En las élites económicas, dependerá de si tienen activos en España o no: si los tienen, estarán preocupados y algunos que no tengan, también estarán inquietos por el efecto desestabilizador”.

Lo último en Economía

Últimas noticias