Pensamiento

El excomunista y amigo del comercio Antonio Escohotado recibe el premio liberal por excelencia

El excomunista y amigo del comercio Antonio Escohotado recibe el premio liberal por excelencia
Antonio Escohotado recibe el premio Juan de Mariana (Foto: Mario Moratalla)

El intelectual, filósofo y pensador recibió el premio del instituto liberal Juan de Mariana "por tener siempre la libertad como norte".

El intelectual, escritor y filósofo Antonio Escohotado (77) ha recibido el premio Juan de Mariana por "toda una vida en defensa de la libertad". Escohotado, que está ultimando un nuevo libro y que ha visto como su pensamiento multiplica su efecto con la llegada de internet y las redes sociales durante los últimos años de su vida, recibió este premio del instituto de pensamiento liberal, que quiso reconocer no su ortodoxia en defensa del dogma económico liberal, como ha hecho en anteriores ocasiones, sino su capacidad de pensamiento crítico, su independencia intelectual y su defensa a ultranza de la autonomía de pensamiento propia y del otro, que es una de las características más relevantes de un defensor de la libertad.

Con Escohotado, el Juan de Mariana reconoce la obra intelectual de un hombre peculiar que ha sido hippie en Ibiza, promotor de discotecas, apologista de las drogas y contra el prohibicionismo, que ha estado en la cárcel víctima de un ardid, que se ha enfrentado siempre a todo tipo de totalitarismos fueran del ala que fueran. Uno de los grandes pensadores vivos en lengua española que hoy es una referencia para el pensamiento liberal.

Tal y como reconoció la escritora María Blanco, el Instituto Juan de Mariana, el instituto liberal por excelencia en España, premió en la Cena de la Libertad "a un socialdemócrata" que ha transitado desde la defensa del comunismo y la crítica a la propiedad privada de sus primeros escritos hace más de cuatro décadas, hasta el férreo aserto a favor de la propiedad privada y en contra de los totalitarismos colectivistas que supone su obra magna ‘Los enemigos del comercio’.

Escohotado recuerda en ‘Los enemigos del comercio’ cómo las quimeras colectivistas han aparecido siempre en la sociedad aprovechando momentos de bonanza económica

En ‘Los enemigos del comercio’, Escohotado da buena cuenta a través de más de 2.000 páginas preñadas de datos comprobados durante más de tres lustros investigando, de cómo las quimeras colectivistas han aparecido en la sociedad siempre aprovechando momentos de cierta bonanza económica, que han sido generados precisamente por el libre mercado y por la capacidad multiplicadora de la riqueza que tiene el capitalismo.

Sin embargo, según señalaba Escohotado en su obra, ninguno de los grandes referentes del socialismo pertenecieron a la clase obrera: ni Marx ni Lenin ni Stalin llegaron a conocer más que de oídas lo que realmente suponía pertenecer al estrato trabajador de la sociedad.

Muchos años antes de escribir este lapidario destrozo literario contra el comunismo y el socialismo, Escohotado ya pagó su anhelo por la libertad con el desprecio de muchos intelectuales de su época, que no soportaban que fuera un ser libre que se reconociera hedonista y humano, cuando la característica primaria del intelectual de chaqueta de pana era el ceño fruncido y el continuo cabreo. ‘Escota’, sin embargo, nunca ha perdido su carácter jocoso, impulsado siempre por un moderado consumo de alcohol y estupefacientes.

"La libertad era el norte"

"Pensé que la libertad era el norte y con eso bastaba, y que con eso seríamos felices", señalo Escohotado en un emocionado discurso en el estrado del Casino de Madrid.

En este breve alegato, Escohotado reflexionó sobre la cercanía de la muerte y sobre la amistad, elemento clave para "los que nos honramos siendo civiles, no militares, no clérigos, y sabemos que la amistad lo es todo. El amigo de excelencia no descansa hasta que su amigo llega a ser el que puede ser. Yo he sido una víbora toda la vida con mis amigos. No les he pasado una y espero que ellos hayan hecho lo mismo conmigo".

Escohotado ha pasado de ser un comunista en su juventud a defender la libertad económica y atacar a los enemigos del comercio, como se titula su trilogía

El homenajeado subió al atril visiblemente emocionado para agradecer el premio e hizo un discurso poco académico en el que resaltó la importancia de la coherencia y el estudio para rematar con alegato a la valentía frente a la vida y la muerte que declara afrontar sin miedo y con la satisfacción del deber cumplido en la vida, que es aprender.

Un Escohotado reflexivo aseguró que "la muerte nos espera a todos" y en su discurso realizó una reflexión sobre la necesidad de prepararse para morir. Para el filósofo, hay que prepararse para la muerte y obrar sin miedo antes de afrontarla.

En este discurso, Escohotado se mostró tremendamente agradecido hacia el Instituto Juan de Mariana por entregarle este premio, pero también introspectivo y reflexivo.

Tan sólo realizó el intelectual una recomendación a los economistas en un instituto de carácter marcadamente economicista: la obra ‘Interés y precio’, de Knut Wicksell.

Contra el prohibicionismo estatal

Escohotado fue comunista en su juventud para acabar abrazando las ideas liberales y contra el prohibicionismo estatal más adelante, tal y como se destacó en los discursos de amigos y admiradores reconociendo su labor. Como defensor de la libertad, siempre ha defendido que en su búsqueda de la verdad no hay nada malo en pensar una cosa durante un momento de la vida y posteriormente otra, pues esto es precisamente un signo de propia conciencia.

Con ‘Los enemigos del comercio’, Escohotado expone unos hechos que tienen detrás una tesis moral sobre los sistemas económicos comunistas, según su punto de vista nocivos para la prosperidad. El intelectual madrileño defiende una economía liberal, aunque no un liberalismo del siglo XIX ni tampoco exclusivamente de la Escuela Austriaca.

El escritor defiende un social liberalismo en el que según su punto de vista se encuentran incluso miembros de la Escuela de Chicago conocidos por ser un referente del liberalismo como Friedrich Hayek.

En la Cena de la Libertad organizada en el Casino de Madrid, al que acudieron personalidades de gran relevancia en la sociedad civil española como Francisco García Paramés (gestor de Cobas, exgestor de Bestinver, llamado el Warren Buffett español), Carlos Rodríguez Braun (economista) o Juan Ramón Rallo (economista), entre un buen número de economistas, profesionales liberales, inversores, especuladores, académicos, periodistas y otros invitados, se pudo escuchar un sentido discurso de ‘Escota’, quien aseguró que la oportunidad que le brindaba el instituto "es única en mi vida".

En años anteriores, el Juan de Mariana ha galardonado también a personalidades como Mario Vargas Llosa (2012), Pedro Schwartz (2014), Jesús Huerta de Soto (2016) o Alejandro Chafuen (2018).

Lo último en Economía