100.000 millones de euros en 10 años

Escrivá anuncia un pacto para subir las pensiones con el IPC después de alertar de su alto coste desde la AIReF

El presidente de AIReF, José Luis Escrivá Belmonte. (Foto. Airef)
El ex presidente de AIReF, José Luis Escrivá, ahora ministro de Seguridad Social. (Foto. Airef)

El ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, ha anunciado este miércoles en el Congreso el inminente acuerdo en el Pacto de Toledo para garantizar que las pensiones se revaloricen con el IPC. Se da la circunstancia de que Escrivá alertó cuando era presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) del alto coste que tendría para las arcas públicas tomar una medida como ésta: 100.000 millones de euros en 10 años.

Escrivá ha defendido este miércoles en las Cortes que el Pacto de Toledo «está a punto de llegar a un acuerdo» que permita ligar la evolución de las pensiones con la inflación. «Las pensiones se van a revaluar y van a mantener poder adquisitivo en función del IPC», ha señalado el ministro.

Cuando Escrivá era presidente de la AIReF, este organismo publicó un informe en el que alertaba del coste para las arcas públicas de eliminar el índice de revalorización de las pensiones (IRP) y referenciarlas a la evolución de la inflación. De momento, el Gobierno de Sánchez ya ha eliminado el IRP aprobado por el PP para hacer frente a la anterior crisis económica -que limitaba el incremento de las pensiones al 0,25% en épocas de déficit-.

Respecto a su evolución con el IPC, Sánchez ya ha aprobado para este año un incremento de las pensiones en línea con la inflación anual prevista, un 0,9%, como se hacía antes de la reforma del PP, pero no ha quedado aprobado en una norma salida del Pacto de Toledo. Algo que es inminente, según ha señalado Escrivá. Pero, en enero de 2019, la AIReF señaló que el sobre coste de esta medida para las arcas públicas sería de 100.000 millones de euros en diez años. El peso del gasto en pensiones sobre el PIB ascendería un punto ya en 2026, hasta el 11% de la riqueza nacional.

Ante la opción de que los políticos acabaran aprobando esta medida, el organismo proponía una reforma de las pensiones, elevando la edad efectiva de jubilación – dificultando, en definitiva, que los ciudadanos se prejubilaran- y ampliando el cómputo de años para el cálculo de la pensión a más de 25 años.

Además, el organismo propuso que el Estado asumiera parte de la deuda de la Seguridad Social, al entender Escrivá que el Gobierno tiene más armas presupuestarias para reducir ese déficit que la Seguridad Social.

Impacto en la deuda

Poco después, en febrero de 2019, con Escrivá todavía al frente de este organismo, la AIReF publicó otro informe en el que alertaba del incremento de la deuda pública en caso de que se ligaran las pensiones a la inflación. «La vinculación de las pensiones a la inflación supone una presión sobre el gasto. A falta de medidas que lo compensen, esta deriva implicaría un aumento en la deuda pública acumulado de unos 50 puntos de PIB en 2048», dice el documento. En euros, unos 500.000 millones. El ratio de deuda sobre PIB se elevaría al 132%.

Ahora, como ministro de Seguridad Social, Escrivá forma parte de un Gobierno que va a desarrollar un acuerdo político que impone la revalorización de las pensiones con el IPC. Justo de lo que alertaba por su coste meses antes, aunque en todas sus intervenciones públicas destacaba siempre que su función como presidente de la AIReF no era dar recomendaciones al Gobierno, sino hacer análisis de la realidad económica del país.

Lo último en Economía

Últimas noticias