Endurecimiento de sus políticas

¿Se equivocan los bancos centrales? Su lucha contra la inflación aumenta el riesgo de recesión económica

bancos centrales inflación
Jerome Powell, Andrew Bailey y Christine Lagarde.

Los principales bancos centrales endurecen sus políticas para intentar reducir los elevados niveles de inflación. Bajo el mandato del control de los precios, el Banco de Inglaterra y la Reserva Federal elevan tipos, mientras que el BCE, algo más retrasado, acelera la reducción de sus compras. El riesgo ahora está en que las instituciones aprieten tanto que ahoguen el crecimiento económico, aumentando el riesgo de recesión.

En sólo siete días los tres principales bancos centrales han endurecido sus políticas. El primero de ellos fue el BCE. La institución presidida por Christine Lagarde aceleró la reducción del programa de compras de activos públicos (APP, por sus siglas en inglés) en el tercer trimestre de este año. “Algún momento después” y de forma “gradual” comenzarán las subidas de tipos de interés. Tras la reunión del 10 e marzo, el mercado descuenta una subida de 25 puntos básicos en octubre y otras dos subidas en el primer semestre de 2023.

En 25 puntos básicos subió los tipos la Reserva Federal el pasado miércoles, hasta situarlos en un rango objetivo de entre el 0,25% y el 0,50%, en el primer incremento del precio del dinero por parte del banco central estadounidense desde 2018.  Además, la institución presidida por Jerome Powell anticipó que en las próximas reuniones de política monetaria seguirá subiendo las tasas y abordará el inicio de reducción de activos de su balance. Los miembros de la Fed y el mercado coinciden en anticipar otros seis incrementos en lo que resta de ejercicio.

Con una Fed más dura, los analistas empiezan a señalar que el riesgo de error de política monetaria aumenta. En la gestora Fidelity Internacional piensan que la Fed acabará subiendo tipos tres o cuatro veces este año y advierten de que “las condiciones de endurecimiento que esto acarreará dañarán el crecimiento”. “Parece que el enfoque de la Reserva Federal se centrará en la lucha contra la inflación a pesar de la incertidumbre generada por la guerra, lo cual crea más vientos en contra para los mercados”, añaden.

En Pimco, la mayor gestora de renta fija del mundo, esperan que el aumento de la inflación y la preocupación por las expectativas de inflación sigan pesando más en la Fed que los riesgos a la baja para el crecimiento. En consecuencia, contemplan subidas de tipos consecutivas en las próximas reuniones y un significativo endurecimiento adicional de su política a lo largo del año. “Este ritmo más rápido de endurecimiento aumenta el riesgo de un aterrizaje brusco más adelante y sugiere un mayor riesgo de recesión en los próximos dos años”, apuntan. Aunque opinan que el peligro de una caída de la economía para este ejercicio es bajo, los gestores de Vontobel también apuntan que “los riesgos de una recesión aumentarán en 2023 con tanto ajuste como el previsto”.

Si la Fed iniciaba su ciclo de subidas de tipos, el pasado jueves el Banco de Inglaterra incrementaba las tasas por tercera reunión consecutiva y encadenaba la mayor secuencia de aumentos desde 1997. Dejó el precio del dinero hasta situarlo en niveles previos a la pandemia, en el 0,75%. Si bien la decisión era esperada, la sorpresa para los mercados fue el voto en contra de uno de sus miembros debido a los “efectos negativos muy importantes del aumento de los precios de las materias primas”.

Aunque en esta ocasión no actualizó sus previsiones, el organismo sí señaló que el crecimiento de la economía británica «probablemente se ralentizará» debido a las presiones ocasionadas por la invasión de las tropas rusas en Ucrania. La Fed bajó sus perspectivas de crecimiento para EEUU al 2,8% para 2022, desde el 4%, y dejó sin cambios en el 2,2% y el 2% las de 2023 y 2024, respectivamente. En los mismos plazos el BCE espera que la eurozona crezca el 3,7% (frente al 5,1% anterior), el 2,8% y el 1,6%.

Lo último en Economía

Últimas noticias